Un artículo de la investigadora científica Rebecca Culshaw que invita a reflexionar sobre el colosal negocio de las multinacionales farmacéuticas

"Existen evidencias suficientes para sostener que toda la base de esa teoría está equivocada"


Tras diez años proyectando modelos matemáticos sobre la teoría del VIH como causa de la llamada enfermedad del SIDA Rebecca Culshaw decidió hacer frente a sus propias convicciones y escribió un artículo titulado ¿Por qué abandoné la teoría del VIH como causa del SIDA? En él, desde su experiencia como investigadora del más alto nivel, afirma: “Existen evidencias suficientes para sostener que toda la base de esa teoría está equivocada. El SIDA no es una enfermedad tanto como una estructura sociopolítica que pocas personas entienden y aún menos se cuestionan. El problema de la causa parece estar fuera de toda duda e incluso plantearlo se juzga irresponsable… pero las hipótesis en ciencia merecen ser estudiadas y ninguna debe aceptarse antes de que sea probada; especialmente cuando su aceptación ciega tiene horribles consecuencias”.

Han pasado veinte años desde que se nos dijo que un retrovirus bautizado como VIH (Virus de la Inmunodeficiencia Humana) causa una enfermedad llamada Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida (SIDA) caracterizada porque la persona infectada se queda prácticamente sin defensas y expuesta a adquirir fácilmente cualquier dolencia que alguien sano superaría sin problemas pero a ella puede causarle la muerte. Y lo cierto es que a pesar del tiempo trascurrido los ciudadanos de a pie saben poco más de lo que se les contó en un principio. Eso sí, las autoridades sacuden cada cierto tiempo nuestra conciencia con cifras alarmantes y con la vaporosa promesa de una vacuna que nunca llega a pesar de los miles de millones de euros invertidos en su búsqueda. ¿En la dirección correcta? Al menos en la dirección científica y oficialmente aceptada. ¿La única? Evidentemente no porque un amplio grupo de científicos discrepa de las teorías oficiales. Algunos de ellos eran considerados investigadores de primera línea y gozaban de un gran prestigio… hasta que se atrevieron a disentir de la teoría oficial del VIH como causa del SIDA. Obviamente, como sucede siempre en estos casos, sus argumentos se ocultan y no ocupan una sola línea ni en los medios de comunicación convencionales ni en las grandes revistas científicas.

Podríamos decir que la postura oficial es la representada por John P. Moore, un científico que se encuentra especialmente cómodo escribiendo contra los que disienten de sus opiniones y que ha llegado a afirmar: “Me extenderé muy poco sobre por qué no encuentro apropiado debatir con quienes niegan el VIH y se definen como científicos o se autoproclaman como tales. La principal razón es que no hay nada que debatir. La segunda es que no hay nadie con quién debatir. Uno sólo debería debatir de ciencia con científicos creíbles y ningún científico creíble discutiría el VIH como causa del SIDA”. Moore se negaba así a debatir recientemente con Harvey Bialy investigador con más de 30 años de experiencia en Biología Molecular, editor durante 14 años de una de las publicaciones más importantes de Biotecnología y miembro del mismo club de disidentes que los premios Nobel Kary Mullis y Walter Gilbert así como el prestigioso miembro de la Academia de las Ciencias de Estados Unidos Peter Duesberg. Y como Moore, tantos como puedan ustedes imaginarse.

Todos los disidentes coinciden en el carácter dañino de los antirretrovirales

Ahora bien, ¿todos quienes disienten de la explicación oficial opinan lo mismo? No. Algunos niegan que el VIH exista. Otros, en cambio, admiten su existencia pero niegan que sea responsable de lo que se conoce como SIDA. Pero en lo que sí coinciden todos los disidentes es en el carácter dañino de los antirretrovirales. Lo que sucede es que ni unos ni otros tienen demasiada oportunidad de explicarse. Lo que no está evitando que nuevos miembros de la comunidad científica -en un goteo constante- vayan abandonando el privilegiado club de la oficialidad para unirse a las filas de los disidentes. Unos lo hacen en silencio, otros se ven envueltos -por deseo propio o por las circunstancias- en algo más de ruido. Fue el caso de Mark Pierpont. Nombrado coordinador del Programa de Prevención sobre el VIH/SIDA en Florida (EEUU) a los pocos meses de ejercer su cargo -en junio del 99- redactó su carta de dimisión en la que, entre otras cosas, afirmaba: “Tras una cuidadosa investigación está lamentablemente claro que ha existido un cisma en la investigación sobre el SIDA desde el políticamente cargado anuncio del Dr. Robert Gallo al mundo de que el VIH es la probable causa del SIDA (1984). Desgraciadamente sólo una parte de los datos científicos han sido puestos al alcance del público. Parte que es, con mucho, la más poderosa y respaldada por los depósitos financieros de las agencias del Gobierno Federal como los CDC y los NIH que financian la mayoría de las campañas de información y de los programas de investigación. Esta ciencia dominante es promocionada e incluso manipulada por los gigantes farmacéuticos que tienen un motivo obvio de beneficio. El sistema de Salud Pública y las compañías farmacéuticas son la principal fuente de información sobre el SIDA para los proveedores de cuidados de salud y limitan su información a tan sólo una parte del debate científico ignorando e, incluso, suprimiendo la investigación científica contraria. Ayudado por unos medios de comunicación complacientes el Servicio de Salud Pública ha hecho todo para silenciar las opiniones científicas contrarias y, en consecuencia, ha negado a la población su fundamental derecho a un consentimiento informado. Por la presente retiro mi participación de lo que un día puede ser visto como la mayor violación del Principio de Consentimiento Informado en la historia de la Salud Pública. Muy sinceramente. Mark Pierpont”. Y claro, cabe preguntarse por qué personas que lo tienen todo van a tirar por la borda su carrera profesional y su prestigio a cambio de nada… salvo que sea por ética y por la convicción personal de defender la verdad.

Bueno, pues ahora le ha tocado el turno a Rebecca Culshaw, bióloga matemática. Su artículo, escrito en la primavera de este año 2006 -y por tanto con todos los datos actualizados-, nos permite conocer un poco mejor el lado oscuro del binomio VIH-SIDA

DE MODELAR EL VIH A RECHAZARLO

Culshaw no ha sido galardonada con el Nobel -ni probablemente lo sea ya- pero los diez últimos años de su vida ha vivido inmersa en el paradigma oficial del VIH = SIDA. Su trabajo ha venido siendo crear modelos matemáticos de la infección, un campo en el que entró en 1996. Sola o en equipo tiene, incluso, trabajos publicados al respecto: “Comparison of optimal treatments for HIV”, “Review of HIV Models: The role of the natural immune response and implications for treatment”, “Optimal HIV Treatment by maximizing immune response”, y algún otro más. Bueno, pues su conclusión final hoy es que la visión oficial es falsa. “Durante este tiempo -afirma- he llegado finalmente a comprender que hay suficientes evidencias que permiten sostener que toda la base de esta teoría está equivocada. El SIDA, no es, según parece, tanto una enfermedad como una estructura sociopolítica que pocas personas entienden y aún menos se cuestionan. El problema de la causa parece estar fuera de toda duda e incluso plantearlo se juzga irresponsable”.Sus razones científicas las ha dejado plasmadas en un artículo titulado Por qué abandoné la hipótesis del VIH-SIDA cuya versión original puede encontrar el lector en http://www.lewrockwell.com/orig7/culshaw1.html.

En él recoge las mismas incertidumbres que comparten otros muchos investigadores y aporta argumentos para el debate que quizás no sean suficientemente conocidos y que merecen el respeto al menos de ser tenidos en cuenta en un debate en profundidad. Por ejemplo, ¿sabía usted que no todos los que tienen el VIH acaban padeciendo SIDA? Probablemente sí, pero, ¿sabía que hay quien tiene el SIDA y no tiene el VIH? ¿O que puede ser usted seropositivo en Gibraltar y no en Málaga? Pues sobre estas realidades habla la particular versión de Yo confieso de Rebecca Culshaw, una carta sincera y clara en su argumentación dirigida al corazón de la comunidad ortodoxa y de todos aquellos que experimentan a diario la duda en las convicciones aceptadas: “¿Por qué nosotros como sociedad hemos aceptado tan rápido una teoría para la que existen tan pocas evidencias sólidas? ¿Por qué tomamos las proclamas de las instituciones gubernamentales como el NIH y el CDC, vía portavoces y organizadores, como muestras de fe? El ciudadano medio no tiene ni idea de cuan débil es la conexión que realmente existe entre VIH y SIDA siendo por eso que frases tan insostenibles como ‘el virus del SIDA’ o ‘la prueba del SIDA’ se han vuelto parte de la lengua vernácula común a pesar de que no hay ninguna evidencia de su exactitud.”

POR QUÉ ABANDONÉ LA TEORÍA DEL VIH COMO CAUSA DEL SIDA

Cushaw comienza recordando en su escrito de marzo de este año el impacto que causó en la sociedad norteamericana la irrupción de la enfermedad: “Cuando se anunció en 1984 que la causa del SIDA había sido hallada en un retrovirus que llegó a ser conocido como VIH se creó una gran sensación de pánico. Mi propia familia se vio inmediatamente afectada por ese pánico puesto que mi madre había sufrido varias transfusiones de sangre a comienzos de los 80 como resultado de tres abortos. En los primeros días temimos que nos picaran los mosquitos, temimos besarnos y hasta sentarnos en los retretes públicos. Aún puedo recordar el pánico que sentí cuando después de entrar en un baño público leí un graffiti que decía ‘¿No tienes el SIDA todavía? siéntate en este retrete’”.
Sólo tenía diez años y con el tiempo el pánico se redujo a un murmullo. El miedo a ir al baño o al dentista fue reemplazado por una cautela más realista a la hora de practicar el sexo con desconocidos. Más tarde llegaría la traumática experiencia de someterse a los 21 años a la prueba del SIDA por un exceso de preocupación. “Me pasé dos semanas esperando los resultados convencida de que me moriría pronto y de que sería ‘todo por mi culpa’”. Y eso lo pensaba Cushaw a pesar de no ser drogadicta ni promiscua. Era el miedo. Como era lógico, el resultado fue negativo.

Tiempo después llegaría su dedicación a la Biología Matemática y de ahí ¡a los modelos matemáticos de la infección del VIH y la respuesta inmunológica! “Como matemática encontré que virtualmente cada modelo que estudiaba era poco realista. Las asunciones biológicas en que los modelos estaban basados variaban de autor a autor y eso no tenía ningún sentido para mí”. Diez años trabajando día y noche en torno al VIH. Todo ello para al final rendirse a las evidencias o a los argumentos que ella considera como tales. Diez años para contestar en voz alta la pregunta más importante de su vida. “Así que ¿por qué ahora y sólo ahora he decidido que ya es bastante y no puedo por más tiempo continuar apoyando el paradigma sobre el cual mi carrera entera se ha construido?”

Cushaw describe su experiencia personal que, por supuesto, no es única: “El SIDA hoy tiene poco o ningún parecido con el síndrome para el que fue nombrado. En primer lugar la definición ha sido cambiada por el CDC varias veces extendiéndose para incluir más enfermedades (todas las cuales existían desde mucho antes del SIDA) y a veces a ninguna enfermedad en absoluto. Más de la mitad de todos los diagnósticos de SIDA en los últimos años en Estados Unidos han sido hechos en base a una cuenta de las células T y a una ‘confirmada’ prueba de anticuerpos positiva. En otras palabras, una enfermedad mortal ha sido diagnosticada una y otra vez en ausencia total de enfermedad clínica”.

Todo comienza pues en el diagnóstico. Neville Hodgkinson, un periodista británico, sostiene en su artículo Sida: una catástrofe ¿viral o científica? lo siguiente: “La teoría del VIH como causa del SIDA ha cubierto ciertas necesidades de salud social y pública pero la comunidad científica no ha reconocido los serios fallos que existen en ella y en la práctica médica derivada de la misma; en particular su fracaso para validar la prueba de ‘diagnóstico del VIH’ con el aislamiento del virus. Se pueden haber interpretado mal signos genéticos y químicos producidos por las células inmunes caotizadas como evidencia de la presencia de un virus letal”.

De hecho no existe un modelo unificado que explique el mecanismo biológico real del VIH. “La razón por la que no había ningún acuerdo general matemático acerca de cómo el VIH mata a las células T -explica Cushaw en este punto- era porque no había ningún acuerdo general biológico. Y no lo hay todavía. El VIH es posiblemente el microorganismo más estudiado de la historia -ciertamente es al que más fondos se han dedicado- a pesar de lo cual no hay todavía ningún acuerdo sobre el mecanismo de patogénesis. Peor que eso: no hay ningún dato para apoyar la hipótesis de que el VIH mata las células T en absoluto. No lo hace en el tubo de ensayo. Él, básicamente, sólo se asienta allí como hace en las personas… si es que llega a encontrarse. En 1984 Robert Gallo afirmó que había ‘probado’ que el VIH causa SIDA. Sin embargo, el actual VIH puede ser encontrado sólo en 26 de cada 72 pacientes de SIDA. Hasta la fecha el VIH permanece siendo un blanco huidizo en aquellas personas diagnosticadas con SIDA o simplemente seropositivos”.

Es la doble cara del SIDA. Por un lado la pública, donde todo parece seguro, conocido y controlado por las autoridades. Sin embargo existe una realidad que se oculta. Liam Scheff, otro periodista investigador en temas de salud que lleva años dedicado a estudiar el tema del SIDA, ha escrito en La cara oculta del SIDA: “Cuando se pasa de los titulares te dirán, imperturbablemente, que las pruebas del VIH no están estandarizadas, que se interpretan arbitrariamente, que no se requiere tener VIH para padecer SIDA y, finalmente, que el término VIH no describe una sola entidad sino una colección de material celular no-específico de reacciones cruzadas”.

Pero, ¡bueno! ¿Acaso no está montado todo el edificio de la atención farmacológica sobre los tests y las pruebas diagnósticas? ¿Cuántas vidas se habrán destrozado entonces en el caso del SIDA por presentar como definitivos unos resultados que varían de un lugar a otro y además dependen de quien los interpreta?

“Acerca de las pruebas realizadas para medir la llamada ‘carga viral’ -escribe Cushaw- la mayoría de las personas no es consciente de que ni son pruebas autorizadas para medir la carga viral ni están recomendadas por la FDA para diagnosticar la infección de VIH. Ello es así porque un ‘test’ del SIDA no es sino una prueba de anticuerpos. Se usa carga viral, sin embargo, para estimar el estado de salud de aquéllos diagnosticados como VIH-positivos. Pero hay muy buenas razones para creer que no funciona en absoluto. La carga viral usa el PCR o una técnica llamada amplificación de ADN (bDNA). El PCR es la misma técnica usada para recoger el ADN de las huellas dactilares en las escenas de un crimen. El PCR fabrica en serie ADN o ARN, esencialmente para que pueda verse. Si algo tiene que ser fabricado en serie para incluso ser visto y el resultado de esa fabricación en serie se usa para estimar qué cantidad de patógeno hay en el organismo eso podría llevar a una persona a preguntarse cómo de relevante era el patógeno en un principio. Específicamente, ¿cómo pudo algo tan difícil de encontrarse, incluso usando la tecnología más sensible y sofisticada, diezmar completamente el sistema inmune? El bDNA, mientras, no amplifica nada como en el caso de la PCR, sólo busca los fragmentos de ADN que se creen son componentes del genoma de VIH pero eso no está probado. No hay ninguna evidencia que permita sostener que esos fragmentos no puedan existir en otras secuencias genéticas no relacionadas con el VIH o con cualquier otro virus. Es importante en este punto señalar que la carga viral a estas alturas, como las pruebas de anticuerpo, nunca han sido contrastadas con la norma de oro del aislamiento del VIH. El bDNA usa el PCR como norma de oro o verificación, el PCR usa pruebas de anticuerpo como norma de oro y las pruebas del anticuerpo no usan nada. Ninguna usa el propio virus VIH como contraste de confirmación”.

Es más, el mismísimo premio Nobel Kary Mullis, inventor de la PCR, ha afirmado públicamente que es imposible que su técnica sirva para poder decirle a alguien que es portador del VIH. Llegando a afirmar que habría renunciado al Nobel de haber sabido el uso que se le iba a dar a su invención. De hecho, en el prólogo que escribió al libro de Peter Duesberg, afirma: “Ni Duesberg ni yo podemos entender cómo ha surgido esta locura (…) Sabemos que errar es humano pero la hipótesis VIH/SIDA es un error diabólico”. ¿Y qué decir de los tests? “Hay una buena razón -señala Cushaw- para creer que las pruebas de anticuerpos tampoco son fiables. Los dos tipos de pruebas rutinariamente usados son el ELISA y el Western Blot (WB). El protocolo de comprobación actual es verificar un ELISA positivo con el Western Blot, ‘más específico’ (test que, sin embargo, está prohibido actualmente en Gran Bretaña por inestable). Pero pocas personas saben que el criterio para un Western Blot positivo varía de país a país e, incluso, de laboratorio a laboratorio. Dicho bruscamente, el estado VIH de una persona podría cambiar dependiendo del lugar donde se realice la comprobación”.

Aunque lo más grotesco de todo es que ni los propios laboratorios fabricantes de tales tests osan afirmar que sirven para decidir si alguien tiene el VIH. De hecho los fabricantes del ELISA han llegado a declarar: “Actualmente no existe un estándar reconocido para establecer la presencia o ausencia del anticuerpo VIH-1 en la sangre humana. Por tanto la sensibilidad se ha determinado a partir de diagnósticos clínicos de SIDA y la especificidad se ha establecido en base a donantes aleatorios”.

Otra científico disidente, la doctora Eleni Papadopulos, expuso en la XI Conferencia Internacional del SIDA en Ginebra tras una década de investigación su convicción de que el VIH no ha sido aislado y por tanto no puede disponerse de elementos para fabricar tests de anticuerpos, realizar mediciones de carga viral o preparar iniciadores para la PCR. Incluso el archiconocido doctor Luc Montagnier -considerado codescubridor del VIH- reconoció en una entrevista publicada en 1997 que él no había aislado ningún virus ni establecido relación alguna con el SIDA. De hecho Montaigner pasó a sostener hace ya tiempo que el SIDA no podía explicarse sólo en relación con el VIH y era preciso algo más, indefinido hasta el momento.

El ya mencionado Liam Scheff, refiriéndose a los tests, afirma con ironía al respecto: “Si la leyes del comercio fueran aplicadas con igualdad la campaña ‘Conocer es bueno’ para fomentar los tests del SIDA tendría que llevar una advertencia similar a la del tabaco que dijera: ‘Este test no le dirá si está usted infectado/a por un virus. Quizás le confirme que está embarazada, que ha consumido droga o alcohol, que ha sido vacunado/a: que tiene un resfriado, una enfermedad hepática, artritis o que está estresado/a o hambriento/a o cansado/a. O que es usted africano. No le dirá si usted va a vivir o a morir. De hecho nosotros realmente no sabemos después de todo lo que significa realmente dar positivo o negativo”.

“Lo que no puedo admitir -concluye Rebecca Cushaw este apartado de su explicación- es la idea de que nadie a título individual necesite hacerse un test diagnóstico de VIH. Una prueba negativa puede no ser exacta (cualquier cosa que eso signifique) pero una positiva puede causar unos estragos absolutos y la destrucción de la vida de una persona. Y todo por un virus que es más que probable que no haga absolutamente nada. No creo que haya que añadir mucho más para afirmar que estas pruebas deben prohibirse para propósitos de diagnóstico”.

¿Y qué pasa entonces con África? ¿De dónde salen los millones de personas que la OMS dice que están allí infectadas y esperando la muerte? El África subsahariana continúa siendo la región más afectada en el mundo según los datos oficiales. El 64% de las nuevas infecciones (más de tres millones de personas) ocurren en esta parte del mundo donde ya viven 28,5 millones de ciudadanos con VIH. Pues como con el resto de lo que tiene que ver con el VIH-SIDA es preciso pasar de los grandes titulares -con los que solemos conformarnos- a la realidad sobre el terreno, una realidad de enfermedades endémicas, hambre, miseria y dinero. Mucho dinero… pero para el SIDA. Roberto Giraldo, otro de los médicos investigadores del club de los disidentes, ya alertó de esta situación en su trabajo La industria del SIDA en Africa: un negocio redondo donde, entre otras cosas, escribió: “Puesto que en la mayoría de los países africanos las pruebas del VIH son demasiado costosas como para que su uso se generalice el SIDA se ha venido diagnosticando según los lineamientos establecidos por la OMS, los que se conocen como “Definición Bangui del caso clínico”. Para que una persona se califique como de diagnóstico positivo de SIDA debe presentar una combinación de síntomas tales como pérdida de peso, diarrea persistente y fiebre de un mes de duración así como tos seca. El problema con un diagnóstico sintomático VIH tal es que muchas de sus características difícilmente pueden distinguirse de las de otras antiguas enfermedades como la tuberculosis y la malaria. Además la prueba que se está practicando en África tampoco está exenta del peligro de arrojar resultados exagerados. Según el doctor Harvey Baily, ‘algunas de esas pruebas son tan inespecíficas que entre el 80 y el 90% de los resultados positivos son falsos positivos’. Con el resultado inevitable de que las cifras de infecciones VIH en África han resultado desatinadamente exageradas alimentando el autocumplimiento de la letal profecía”.

Y añade Giraldo, él sí conocedor de la materia y no quienes se limitan a enjuiciar el problema a través de imágenes o titulares de prensa: “Hoy día los jóvenes africanos rehúsan buscar atención médica para las enfermedades tradicionales debido al temor de ser señalados como casos de SIDA. Al mismo tiempo, como anotaba el Ministro de Salud y Cuidado de la Niñez en Zimbabwe, la OMS y la ‘industria del SIDA’ han patrocinado una dañina epidemia de ‘VIH-itis’ en África trayendo como consecuencia el desvío del dinero, la atención médica y el personal de salud de los problemas ya conocidos como la malaria, la tuberculosis, las enfermedades de transmisión sexual y una maternidad segura”.

Es curioso, por cierto, que el abordaje con fármacos del SIDA siempre llegue precedido de mejoras nutricionales en las poblaciones afectadas. Cualquier mejora en la comida y el estado del agua es evidente que redunda en una mejora global del estado físico. Si la alternativa fuera tener malaria o cualquier otra enfermedad endémica y no ser tratado ni alimentado… o declarar su malaria como parte del SIDA y así comer y ser tratado, ¿usted qué opción escogería, amigo lector? Pues eso es lo que pasa en África a diario.

Claro que el SIDA en Occidente quizás haya servido también para otro tipo de instrumentalización médico-política, sin querer entrar en el origen de tan enigmático síndrome. “El VIH, durante muchos años, ha cumplido el papel de un terrorista microscópico -reflexiona Cushaw-. Las personas han perdido sus trabajos, se les ha negado la entrada en las Fuerzas Armadas, se les ha negado la residencia en el país y la entrada en algunos países. Incluso han sido acusadas con cargos de asalto o asesinato por tener sexo consentido; se ha separado a los bebés de sus madres y se les ha suministrado medicaciones tóxicas a la fuerza. No hay ningún precedente para este tipo de comportamiento. Y todo en nombre de una no probada y frágil hipótesis que se basa en pruebas altamente sospechosas y tests indirectos para una supuesta infección por un, según se alega, virus mortal. Virus que sin embargo nunca se ha observado que haga mucho de nada”.

Obviamente los nombres y argumentos expuestos en este artículo son estigmatizados por quienes dominan el sistema sanitario. Y cualquiera puede encontrar un millón de páginas más dedicadas a la teoría oficial que a los planteamientos disidentes. Claro que por cada dólar del que éstos disponen para explicar sus razonamientos los oficialistas cuentan con cientos de millones y una amplia influencia en los medios de comunicación. Hay incluso quienes piden la cárcel para ellos por “irresponsables” y por criticar los tratamientos actuales.

La principal causa de muerte de los VIH-positivos ha sido el fracaso hepático causado por los medicamentos que tomaban diariamente

“Las víctimas reales en este enredo -dice Cushaw- son aquellas cuyas vidas son puestas del revés por el estigma de un diagnóstico de VIH. Esas personas, la mayoría de las cuales están completamente sanas, son animadas a evitar la intimidad y, aún más, se culpabilizan de haber sido de algún modo muy tontos y descuidados. Peor aún: se les anima a que tomen dosis diarias enormes de algunas de las drogas más tóxicas jamás fabricadas (…) Porque la causa principal de muerte entre los VIH-positivos en estos últimos años ha sido el fracaso hepático. No una enfermedad definida como SIDA sino un efecto colateral reconocido de los inhibidores de proteasas que los individuos asintomáticos toman diariamente en dosis masivas durante años”.

¿Tienen razón los disidentes? Hay algo evidente a su favor: el hecho de que llevan años jugándose su prestigio profesional y personal enfrentándose con quienes se están enriqueciendo día a día desde hace dos décadas con el SIDA y se niegan a salvar las vidas de los presuntos infectados con sus productos si no es a cambio de dinero. Sólo eso ya hace los disidentes merecedores de al menos unos minutos de reflexión.

“Después de diez años involucrada en el lado académico de la investigación del VIH así como ampliamente en el mundo académico -concluye Cushaw su alegato sobre el abandono de la teoría oficial- creo de verdad que el reproche por la aceptación universal, incondicional y basada en la fe de tal teoría sin bases recae pesadamente sobre los hombros de aquéllos de entre nosotros que han vinculado activamente una hipótesis completamente sin probar con el afán de prosperar en sus carreras. Claro, las hipótesis en ciencia merecen ser estudiadas pero ninguna hipótesis debe aceptarse como hecho antes de que sea probada, particularmente una cuya aceptación ciega tiene consecuencias tan horribles (…) Yo no puedo por más tiempo permanecer sentada y no hacer nada contribuyendo a esta locura. Y la locura ha durado ya bastante tiempo. Como humanos -como académicos honrados y científicos- lo único que podemos hacer es permitir que la verdad vea la luz”.


 
 
El investigador francés Luc Montagnier, codescubridor del VIH -presunto causante del Sida-, reconoce ahora que la infección por el virus sólo es un problema grave si el sistema inmune está deprimido. Y admite que a la hora de tratar el Sida es de enorme importancia la higiene, una nutrición adecuada, el estado psicoemocional y, sobre todo, combatir el estrés oxidativo y elevar las defensas del organismo. Siendo especialmente importante la ingesta de antioxidantes porque neutralizar el exceso de radicales libres en la etapa más temprana de la infección puede hacer que el daño potencial sea menor e, incluso, que la progresión de la enfermedad sea más lenta o hasta se detenga. De ahí que en diciembre pasado visitara en Madrid el laboratorio español Catalysis a fin de informarse mejor de los resultados obtenidos con sus productos antioxidantes -sobre todo el Viusid- y en qué consiste el método de activación molecular que les permite aumentar considerablemente su potencia.

Luc Montagnier -profesor emérito del Instituto Pasteur, Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica 2000 -como codescubridor del presunto virus causante del sida, el VIH-, presidente de la Fundación Mundial para la Investigación y Prevención del Sida -creada con el apoyo de la UNESCO cuando su director era Federico Mayor Zaragoza- y uno de los científicos mejor considerados a nivel mundial ha realizado en los últimos meses dos importantes visitas a nuestro país: una a Granada -de carácter público y docente- y otra -de carácter privado- a la sede central en Madrid de los Laboratorios Catalysis.
A Granada acudió para apoyar la candidatura como Rector de la Universidad que encabezaba su amigo y colega el catedrático en Histología Antonio Campos que se tradujo en un encuentro con estudiantes de Medicina y Farmacia y la posterior participación en una mesa redonda sobre cooperación internacional en la que expuso su visión sobre el VIH y su tratamiento. Y en ese sentido hemos de decir que se están silenciando interesadamente algunos de sus planteamientos actuales más importantes sobre el virus y la enfermedad. Porque es verdad que Montagnier sigue defendiendo que el VIH es la causa del Sida pero eso no le ha impedido a lo largo de los últimos años reconocer que para que la enfermedad se manifieste hacen falta otros cofactores. Destacando entre ellos el estrés oxidativo. De ahí que a día de hoy entienda que para tratar la enfermedad sea imprescindible el uso de antioxidantes naturales capaces de reforzar el sistema inmune. "El estrés oxidativo -afirma Montagnier- es sin duda un factor clave. Durante la segunda etapa de la infección por el VIH hay una mayor producción de radicales libres que podría ser causada por varios factores, entre ellos la excesiva producción de radicales de oxígeno por leucocitos polimorfonucleares. La clave puede estar pues en reducir el estrés oxidativo en la etapa más temprana de la infección. Logrando que el daño oxidativo sea más lento la progresión de la enfermedad podría retrasarse e, incluso, detenerse".

EL ESTRÉS OXIDATIVO Y EL SIDA
Ya hemos explicado varias veces en la revista que el oxígeno es una de las grandes paradojas de la evolución. Gracias a él tienen lugar en el interior de la célula complejos procesos -conocidos como beta-oxidación, glicolisis, ciclo de Krebs y respiración celular- que permiten la liberación de la energía contenida en los alimentos y que después se destina a la fabricación de nuevas moléculas indispensables para las funciones vitales. Un delicado proceso en el que se produce un fenómeno bioquímico de intercambio de electrones que da lugar a la aparición de las denominadas Especies Reactivas del Oxígeno, entre ellas los "radicales libres", moléculas inestables que resultan especialmente dañinas ya que se caracterizan por tener en su estructura atómica un electrón desaparejado que a fin de recuperar el equilibrio busca alguno que capturar en su entorno. Lo que logra robándolo de algún átomo cercano que, a su vez, queda desparejado -es decir, se convierte en otro radical libre- iniciándose así una reacción en cadena que puede terminar llevando al deterioro de la estructura de las células adyacentes.
El daño que los radicales libres provocan en los diferentes tejidos depende por eso del balance entre las Especies Reactivas de Oxígeno y las defensas antioxidantes de las que de forma natural está dotado el organismo. De ahí que hoy se considere que la salud está en buena medida relacionada con un adecuado equilibrio oxidativo.
¿Y cuándo hay "estrés oxidativo"? Cuando por mala nutrición, enfermedades -numerosas en África y otros continentes asolados por el Sida- u otras causas exógenas (ozono, pesticidas, contaminación ambiental, el humo del tabaco, drogas, tóxicos presentes en los alimentos, radiaciones electromagnéticas, medicamentos…) se pierde el equilibrio entre radicales libres y antioxidantes. Sin olvidar que hasta las emociones juegan un papel fundamental. De hecho Montagnier llegó a admitir en Granada su importancia en la evolución del Sida. "Nuestro sistema inmunitario -dijo- está también influenciado por nuestro sistema psicológico. La disciplina que lo estudia se denomina Psiconeuroinmunología. Quien tiene una depresión nerviosa puede tener también pues una depresión inmunitaria. Por ejemplo, hay personas que desarrollan un cáncer después de que un acontecimiento familiar grave les haya deprimido. Bueno, pues en el Sida es parecido: si usted y yo tenemos un buen sistema inmunitario podemos exponernos al virus y no infectarnos. Hay mucha gente expuesta al virus que no se infecta porque tiene una buena respuesta inmunitaria. Y de la misma manera, hay personas inmunodeprimidas por diferentes factores, entre ellos los psicológicos, que son más sensibles a la infección y a que el virus se instale definitivamente. También son muy importantes otros factores. Como la nutrición. Hay pues que tomar antioxidantes porque los radicales libres deprimen el sistema inmunitario".
En otras palabras: Luc Montagnier parece acercarse con estas afirmaciones -sin mencionarlo expresamente- a quienes como el doctor Ryke Geerd Hamer en el caso del cáncer piensan que un trauma psicológico puede ser causa de enfermedad. Y reconoce también el valor de las tesis de Claude Bernard que siempre mantuvo -frente a las tesis de Luis Pasteur, quien terminaría dándole la razón poco antes de morir- que los microbios sólo son peligrosos si el "terreno" es el adecuado porque en un organismo con el sistema inmune alto éstos no pueden hacer nada.
A ver, ¿qué tienen que decir ahora los científicos que todavía hoy niegan ambas cosas? ¿Qué tienen que alegar todos esos médicos que aún se permiten despreciar las emociones como causa de enfermedad? Porque quien reconoce hoy públicamente ambas posibilidades no es uno de esos médicos considerados herejes por muchos colegas sino uno de los científicos más prestigiados del mundo.
En suma, Montagnier admite que es en la situación de estrés oxidativo -aumento en la velocidad de generación de especies reactivas del oxígeno y disminución de los sistemas de defensa- cuando se manifiestan las lesiones que producen los radicales libres. Éstos reaccionan químicamente con lípidos, proteínas y carbohidratos -dañando el ADN de las células- así como con componentes de la matriz extracelular por lo que pueden desencadenar un daño irreversible que si es muy extenso puede llevar a la muerte celular. De ahí la necesidad sugerida por Montagnier -y por cada vez más investigadores- de reforzar en caso de enfermedad nuestros medios antioxidantes internos con los externos presentes en muy distintas sustancias naturales.
"Existen numerosos datos sobre la infección por el Virus de la Inmunodeficiencia Humana (VIH) tanto in vitro como en estudios clínicos bioquímicos -escribió ya en 1997 el investigador francés en Journal of Infectious Diseases- según los cuales el estrés oxidativo tiene su papel en la patogénesis del Sida. Informes recientes implican un exceso intracelular de especies de oxígeno reactivo (ROS) en la inducción de la expresión del VIH y en la iniciación de la muerte celular por apoptosis. Hay estudios que demuestran la disminución del glutation en las células mononucleares de la sangre periférica de las personas libres de síntomas que ofrecen la evidencia de una alteración metabólica que conduce a la disminución de la capacidad para contrarrestar el estrés oxidativo. En la patogénesis del Sida el estrés oxidativo se propone como una alteración metabólica que favorece la progresión de la enfermedad tanto por la inducción de apoptosis como por la replicación viral (…) La evidencia de que el estrés oxidativo induce -mientras los antioxidantes inhiben- la replicación del VIH y la apoptosis sugiere el uso de estas moléculas como terapia antirretroviral para reducir la muerte celular en pacientes con Sida".

TRATAMIENTOS NO TÓXICOS
Esa afirmación de Montagnier -realizada, insistimos, en 1997- sigue teniendo vigencia. Diez años después acaba de afirmar en Granada: "Proponemos el diseño de tratamientos no tóxicos para pacientes en las primeras etapas de la infección por VIH. La esperanza es que si podemos restablecer su capacidad de defensa podremos prolongar la fase asintomática del virus y quizás nunca lleguen a la etapa en que van a ser elegibles para la terapia antirretroviral lo cual es un gran problema no sólo por el costo del tratamiento sino también por su duración".
Y díganos, amigo lector: ¿ha visto remarcadas tan importantes palabras en alguno de esos "grandes" medios de comunicación que, por contra, reciben siempre con algarabía cada "noticia" que se difunde sobre la presencia en el mercado de nuevas drogas o cócteles "antirretrovirales"? Evidentemente NO. Lo natural, lo ortomolecular, los suplementos nutricionales... no "venden".
Montagnier destacaría en Granada también que los enfermos de Sida que actualmente son tratados con fármacos antirretrovirales experimentan una mejoría de su sistema inmune pero siguen teniéndolo "deprimido" por lo que para erradicar el virus se debería "conseguir un tratamiento complementario que estimule el sistema inmunitario" del enfermo.
De ahí precisamente que en los últimos años el investigador francés haya centrado algunos de sus trabajos más importantes en el papel de los antioxidantes naturales para conseguir esa capacidad estimulante. Eso hizo, por ejemplo, que en su búsqueda de productos con mejores resultados se encontrara con el extracto de papaya fermentada que él mismo define como "un potente estimulador del sistema inmune" habiéndolo llegado a recomendar "como complemento de la terapia antirretroviral estándar" para tratar de controlar la enfermedad.
Hablamos -explica Montagnier- de un producto "basado en un extracto de frutos de papaya seleccionados y recogidos en los países tropicales- en particular de Filipinas- que son luego fermentados por levaduras a lo largo de varios meses hasta que alcanzan una determinada temperatura para, por fin, obtener así un extracto, un polvo blanco que contiene muchos ingredientes. Obviamente no todos han sido analizados pero ese extracto de papaya fermentada contiene, en particular, unas pequeñas moléculas de azúcar, unos oligosacáridos con propiedades antioxidantes e inmunoestimulantes notables como demostraron estudios efectuados en diversos países, especialmente Estados Unidos". Cabe recordar que la máxima popularidad del jugo de papaya fermentada se dio hace algunos años cuando Montagnier sugirió tomarlo al papa Juan Pablo II para mejorar de su Parkinson.
Debemos agregar que en los últimos años Montagnier ha insistido en la ceguera que sobre este tema existe en algunos círculos científicos y médicos que lo ignoran todo sobre el estrés oxidativo y cómo combatirlo a pesar de que existe una enorme gama de antioxidantes naturales que, a su juicio, podrían incluso ser analizados rigurosamente en ensayos clínicos controlados porque existen en la actualidad criterios objetivos para medir su efecto antioxidante en el plasma y en el nivel de leucocitos.
"El extracto de papaya debe ser utilizado de momento como suplemento alimenticio -declaró en entrevistas anteriores- pero si los ensayos clínicos muestran que es un efectivo coadyuvante en las terapias serias, es decir, en la quimioterapia, las terapias antivirales y la lucha contra el SIDA o el cáncer, no excluiría la posibilidad de que pueda llegar a convertirse en un verdadero medicamento".

MONTAGNIER EN LABORATORIOS CATALYSIS
Bien, pues ha sido precisamente la búsqueda de los mejores tratamientos antioxidantes existentes la que llevaría a Montagnier, poco después de visitar Granada, a realizar una visita privada -a petición propia- a la sede central de Laboratorios Catalysis acompañado por René Y. Olivier, Secretario General de la Fundación Mundial para la Investigación y Prevención del Sida. ¿El motivo? Informarse personalmente a fondo sobre los esperanzadores resultados obtenidos por el laboratorio con sus productos antioxidantes naturales -sobre todo con el Viusid- y el método de activación molecular que les permite aumentar de forma considerable el poder antioxidante de cada uno de ellos. Una metodología de la que en la revista venimos hablando desde hace varios años.
Luc Montagnier reconocería durante su visita a Catalysis -de la que Discovery DSALUD fue testigo excepcional ya que ambas partes autorizaron expresamente nuestra presencia- la imperiosa necesidad de mejorar los tratamientos contra el Sida complementando los tratamientos de los seropositivos con antioxidantes y una alimentación mucho más equilibrada. Y no sólo con alimentos sino también con plantas. "Las plantas -llegaría a manifestar Montagnier durante la reunión en Catalysis- han desarrollado muchos más compuestos de los que nosotros tenemos y tendremos. Son mucho más ricas en fuentes de antioxidantes y otros nutrientes útiles o compuestos farmacológicos activos que los descubiertos por el hombre. Dejemos pues que la naturaleza nos ayude ya que nos proporciona una amplísima gama de compuestos con los que trabajar".
Una línea de trabajo -la del uso de antioxidantes naturales- en la que precisamente viene trabajando desde su creación Catalysis, laboratorio especializado en la formulación y venta de productos nutricionales naturales con presencia hoy en más de 70 países. Fue Eduardo Sanz Navares -Director Científico de Catalysis y miembro de nuestro Consejo Asesor- el encargado de presentar a los doctores Montagnier y Olivier los resultados obtenidos hasta el momento por el laboratorio, muy especialmente con Viusid, "producto -diría Sanz- de gran eficacia antioxidante y antivírica capaz de elevar las defensas del organismo y reducir tanto los efectos destructivos de los virus como de los radicales libres producidos por el estrés oxidativo".
Montagnier escucharía con evidente atención los resultados obtenidos con Viusid en el estudio realizado con enfermos de Sida en el Instituto de Investigaciones Médicas de Kenia (Kemri) en el que se apreció -como datos más significativos- una supervivencia del 79,41% entre los enfermos tratados, la disminución de la carga viral, la estabilidad de los CD4 y la disminución de las enfermedades oportunistas. De hecho después de los primeros tres meses de tratamiento todas ellas desaparecieron.
También le fueron mostrados los resultados obtenidos en el Ghana Police Hospital's VCT Center en cuyo informe final se señala: "Este estudio clínico ha demostrado que las personas que viven con el VIH pueden experimentar importantes mejoras en su estado de salud cuando son tratadas con Viusid. También se ha demostrado que Viusid puede ser muy beneficioso, sobre todo en los entornos de recursos pobres donde los costes de los fármacos y los requisitos necesarios para el control de otros medicamentos son muy onerosos en el control de la enfermedad. El estudio demostró que los pacientes que recibieron Viusid podían ser controlados por su peso, hemoglobina y bienestar general, medidas muy simples, disponibles y, sobre todo, al alcance de los pacientes en entornos de recursos pobres. A la luz de lo anterior Viusid es altamente recomendado para el tratamiento de la enfermedad del VIH. Viusid posee un papel definitivo en la clasificación del VIH como una enfermedad crónica tratable, sobre todo en los entornos con pocos recursos".
Asimismo le serían mostrados a Montagnier los resultados obtenidos con Viusid en Cuba donde un estudio en pacientes con cirrosis hepática dirigido por Eduardo Vilar en el Instituto Nacional de Gastroenterología de Cuba está demostrando una clara mejoría de los pacientes tratados con Viusid. "El tratamiento continuo con Viusid -señalan las Conclusiones del primer corte del estudio- retrasa la progresión clínica en los pacientes con hepatitis C crónica y cirrosis por la reducción significativa del tiempo de progresión de la enfermedad y el aumento de las tasas de supervivencia". Ante lo cual, y sólo ya por sus beneficios hepáticos -nos comentaría Eduardo Sanz-, "resulta muy interesante para los enfermos de Sida dados los gravísimos problemas de hígado, en muchos casos con resultado de muerte, que los tratamientos antirretrovirales acaban provocando en ellos".
Aunque quizás lo que más interesó a Montaigner y Olivier fue saber que los resultados obtenidos por los productos de Catalysis se logran merced a la tecnología propia con la que son tratados y que se conoce como método de activación molecular ya que permite aumentar hasta ¡diez mil veces! -depende de cada caso- la capacidad antioxidante de una molécula. Siendo obviamente esa posibilidad la que realmente suscitó el vivo interés del investigador francés. Discovery DSALUD pudo constatar empero que los responsables del laboratorio no quisieron extenderse demasiado sobre esa tecnología que, sin duda, sería de enorme interés para cualquier multinacional.
Los responsables de Catalysis quedaron de acuerdo en demostrar -con resultados obtenidos bajo estrictos controles- los beneficios de la activación molecular en el momento en que la Fundación Mundial para la Investigación y Prevención del Sida lo desee y no sólo en el caso del Viusid sino también en otros productos actualmente comercializados por el laboratorio español como el Alzer, el Ocoxin o el Diamel.
Montagnier, por su parte, manifestó que trataría de convencer en los próximos meses a los fabricantes de fármacos antirretrovirales para intentar realizar un estudio conjunto con los antioxidantes de Catalysis en los dos centros que la fundación posee en África.
Es más, se mostró dispuesto a "dar la cara" -tal fue su expresión textual- en los foros científicos internacionales por los productos de Catalysis y su tecnología si los estudios previstos confirman los resultados presentados en la reunión. Y es que una de las prioridades del equipo de Montagnier es conseguir integrar los antioxidantes junto a los fármacos actuales en futuros estudios clínicos.
La colaboración planteada durante la reunión no se limitaría en cualquier caso al terreno del Sida. Las áreas de cooperación podrían extenderse a otros ámbitos de la salud ya que Montagnier ha manifestado reiteradamente que "la liberación de radicales por estrés oxidativo" es un factor común en enfermedades en principio tan distintas como el Sida, el cáncer, el parkinson, el alzheimer o la poliartritis por las que siempre ha mostrado gran interés. Por tanto, en su opinión todo lo que sirva para combatir el estrés oxidativo es adecuado en el tratamiento de las mismas.
"Hay bastantes productos disponibles en este momento -ha señalado en otras ocasiones Montagnier- para restablecer un estado de redox y reducir el estrés oxidativo. Productos antioxidantes que pueden producir efectos no sólo a corto sino a largo plazo. Creo que podemos evitar el envejecimiento prematuro así como la aparición de las enfermedades degenerativas nerviosas con un tratamiento antioxidante dirigido a tratar deficiencias particulares en personas particulares".
Antes de volver a Francia, desde donde su fundación continuará las gestiones con Catalysis, Montagnier abogó por los tratamientos personalizados: "Los antioxidantes son importantes -manifestó- pero para ser eficaces deben ser utilizados racionalmente. Hemos de tener en cuenta los parámetros de cada persona. Algunos pueden estar faltos de selenio, de zinc, de vitamina E, de otros nutrientes o de una combinación de los mismos. Por tanto, el tratamiento debe ser planificado de acuerdo con esos parámetros y variar de una persona a otra". A continuación Montagnier lamentaría el escaso interés de los médicos por entender la importancia del estrés oxidativo en todas esas patologías y el poder de los antioxidantes naturales para combatirlos. "Existe una considerable ignorancia sobre este tema en algunos círculos científicos y médicos -se lamentaría- que piensan que la lucha contra el estrés oxidativo se reduce simplemente a la toma de vitaminas C o E. Y, sin embargo, actualmente hay una enorme gama de productos antioxidantes, muchos de ellos procedentes de plantas"
En fin, sólo el tiempo dirá si los contactos iniciados entre Luc Montagnier y Catalysis pueden concretarse en un ensayo clínico que revalide a nivel científico internacional lo conseguido hasta el momento por el laboratorio español pero parece claro que con su visita Montagnier le ha demostrado a Catalysis una consideración de la que no anda muy sobrado en nuestro país.

LA TERCERA VÍA EN EL ABORDAJE DEL SIDA
Cabe añadir que Montagnier ha alcanzado evidentemente un punto intermedio en la actual dialéctica de enfrentamiento entre la postura oficial sobre el Sida -centrada en la existencia del virus y la eficacia de los tratamientos antirretrovirales como única respuesta terapéutica- y el grupo de investigadores que niegan la existencia del virus y/o lo consideran incapaz de producir por sí mismo el daño que se le atribuye. De hecho la teoría del estrés oxidativo como causa del Sida forma parte también de la argumentación del grupo de los denominados disidentes, unidos en su oposición a los tratamientos actuales por su toxicidad.
De momento, como figura principal o única de una visión intermedia, Montagnier ha pasado a defender en los foros internacionales la existencia de cofactores fundamentales para el desarrollo del Sida como la nutrición y el estrés oxidativo, aspectos que considera claves junto con las condiciones de vida para detener la epidemia que según los organismos oficiales asola África. "Podemos reducir la pandemia -dijo- incluso sin una vacuna. Sólo mejorando la higiene -por ejemplo proporcionando cloro para desinfectar- o simplemente electricidad se podría reducir la propagación del Sida en África. Mejorando las condiciones económicas y la educación de la población se podría hacer mucho más".
Montagnier ha llegado incluso a depositar en los antioxidantes la posibilidad de hacer del Sida una enfermedad crónica. "La posibilidad de reducir la apoptosis a una tasa normal -tiene dicho al respecto- en los linfocitos de los individuos infectados por el VIH pondría la infección por ese virus en un nivel similar a la monoclueosis y otras infecciones crónicas en las que se produce muerte celular pero el sistema inmune regresa a la normalidad después de un cierto período de tiempo. En el centro y etapas más tardías de la infección por el VIH la apoptosis es un problema crónico y permanente. Y los antioxidantes podrían reducir la tasa de apoptosis".
Debemos añadir, a nuestro entender, que la postura de Montagnier resulta aparentemente contradictoria. Porque si los fármacos utilizados hoy en pacientes con Sida son tóxicos (todos ellos) y provocan estrés oxidativo dañando las células y el propio Montagnier considera que el estrés oxidativo induce la replicación del VIH, ¿qué sentido tiene que los enfermos estén siendo tratados con tales fármacos? ¿Es suficiente justificación la necesidad de los antirretrovirales para combatir el VIH? Para Montagnier, sí. Para él los antirretrovirales, aun siendo causa también de estrés oxidativo, son necesarios para combatir el virus. "Los antioxidantes -dice- son necesarios en el tratamiento pero no son suficientes por sí mismos". Y, sin embargo, él mismo ha reconocido en Granada que el virus, estando altas las defensas del sistema inmune, no puede dañar a las personas.
En suma, un círculo vicioso del que el investigador francés quiere salir dando una importancia hasta ahora negada al uso de antioxidantes como refuerzo inmunitario y como parte de una medicina mucho más preventiva. "Creo que el futuro de la Medicina en su conjunto debe dirigirse hacia la medicina predictiva y preventiva -declaró Montagnier al bioquímico Richard A. Passwater en una entrevista titulada Antioxidant Nutrients and AIDS: Exploring the Posibilitéis (http://www.healthy.net/scr/Interview.asp?Id=187&xcntr=2) - ya que es mucho menos costosa para la sociedad, mejor para el individuo y preferible a la medicina curativa o la cirugía mutilante practicada en la actualidad. Creo que es mucho mejor para tratar a alguien que se encuentra todavía en buen estado de salud en lugar de esperar hasta que estén en cama en el hospital. Creo que, si prevalece mi opinión, podríamos establecer centros de análisis en Francia al igual que hemos hecho en Lieja (Bélgica). Hay algunos laboratorios en París que llevan a cabo las pruebas sobre el estrés oxidativo pero no son bien conocidos y son administrados privadamente. Deberíamos tener una red de estos centros donde la gente pudiera ser examinada pero esto implicaría la clase de educación inicial que anima a las personas sanas a que se pongan a prueba a sí mismos con regularidad en estos centros a fin de recibir el asesoramiento de sus médicos aun cuando no estén enfermos".
Terminamos diciendo que para nosotros es obvio, tras escuchar directamente a Luc Montagnier, que el abordaje del Sida no pasa por los cócteles antirretrovirales que las multinacionales quieren introducir a toda costa. Incluso si admitiéramos que el VIH puede ser causa del Sida. Ante todo, porque no son necesarios ya que el virus no lleva a nadie enfermar salvo que su sistema inmune esté deprimido. Y en segundo lugar porque intoxican el organismo, dañan las mitocondrias y provocan un fuerte estrés oxidativo que según el propio Montagnier induce la replicación del VIH. La higiene, una buena alimentación y sustancias naturales ricas en antioxidantes, vitaminas, minerales, enzimas y otros oligoelementos reforzadores del sistema inmune deberían ser suficientes para impedir el contagio. Y la ingesta de antivíricos naturales carentes de efectos secundarios -de muchos de los cuales hemos hablado en estas páginas- la solución cuando la persona ha sido infectada. ¿Asumirán esto los médicos? ¿Se harán eco de lo aquí dicho los medios de comunicación de masas controlados por la gran industria farmacéutica? Lo dudamos. Nos consolaremos pues sabiendo que al menos nuestros lectores están advertidos.


Antonio F Muro
 
 
Hace 25 años la Ministra de Sanidad estadounidense afirmó: “El Dr. Gallo ha aislado un virus que es la probable causa del Sida”. En los días siguientes la palabra “probable” desapareció. Había nacido el VIH/SIDA. Pocos después Science publicaba cuatro textos que Gallo les envió en marzo de 1984 y que son mundialmente considerados “los artículos de referencia que demuestran que Gallo aisló el virus causante del SIDA”. Pues bien, publicamos tres documentos que demuestran que Gallo mintió. Uno revela cómo manipuló el borrador escrito por su jefe de laboratorio, otro que no había virus en sus cultivos celulares y el tercero que no es cierto que hubiera encontrado un virus nuevo.

¿En qué se basa la versión oficial de que el SIDA -acrónimo de Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida- es una enfermedad provocada por un retrovirus bautizado como Virus de la Inmunodeficiencia Humana o VIH? Porque cuando a las autoridades sanitarias, académicas, hospitalarias y médicas -especialistas en SIDA incluidos- de cualquier lugar del mundo se les pide formalmente que faciliten los artículos científicos de referencia que lo demuestran la respuesta suele ser ¡el silencio! ¿No se lo puede creer? Pues haga la prueba y solicítelos. Y ya le adelantamos que en los raros casos en que alguien responde lo hace remitiendo al consultante a que lea el artículo que el médico estadounidense Robert Gallo publicó en la revista Science el 4 de mayo de 1984 así como los tres complementarios que adjuntó. Lo que hace que saber cómo se gestaron esos textos sea de sumo interés porque con ellos nació la actual ficción VIH/SIDA. El primero fue un artículo que ocupó tres páginas y apareció ilustrado con apenas dos fotos. ¿Y cómo se forjó ese texto y de dónde se obtuvieron las fotos? Veámoslo porque la verdad no se ha sabido hasta hace apenas un año pero explica por qué Gallo no fue premiado con el Nobel de Medicina del 2008 junto a Luc Montagnier a pesar de que durante años se le consideró codescubridor del VIH.
Empezaremos diciendo que quienes han investigado con rigor e independencia el tema del SIDA llegaron ya a mediados de los años ochenta del pasado siglo XX a la conclusión de que no hay prueba científica alguna que avale la afirmación de que el VIH causa el SIDA. La diferencia es que algunos piensan que el VIH sí existe pero es inofensivo y otros que ni siquiera existe. En cualquier caso para quienes están tanto en una como en otra posición lo que sí está claro es que la versión oficial es falsa. Comparten asimismo la convicción de que los antirretrovirales utilizados en los hospitales no sólo son inútiles e innecesarios sino además tóxicos.
Y es que el 30 de junio del 2008 se constató que la tesis oficial de que el VIH es la causa del SIDA se basa en un fraude científico perpetrado por el Dr. Robert Gallo. Porque ese fue el día en el que apareció en Bristol (Reino Unido) el libro de la veterana periodista Janine Roberts titulado Miedo a lo invisible. Cuán temerosos debemos estar de virus y vacunas, de VIH y SIDA en el que por primera vez se hizo pública la documentación que demuestra la vergonzosa actuación de Robert Gallo. Veamos pues de forma cronológica y resumida qué se reveló en él:
Finales de ebrero de 1984.
El Dr. Mikulas Popovic, jefe del laboratorio del Dr. Gallo, empieza los ensayos que llevarían –al menos eso se alegaría- a constatar que el SIDA lo causa un virus desconocido hasta ese momento que se consigue identificar y aislar mientras el Dr. Gallo, de gira por Europa, da varias conferencias -incluida una en el Instituto Pasteur de París- en las que anuncia que están a punto de saber qué virus de la familia HTLV es la causa del SIDA. Tan seguro estaba -a pesar de que Popovic aún continuaba con la investigación y no lo había logrado en realidad- que antes de viajar había llegado a un acuerdo con la dirección de Science para concederle la exclusiva de “una importantísima primicia mundial que revolucionará el SIDA”.
Marzo de 1984.
Hacia el día 19 el Dr. Popovic redacta el borrador del artículo central que Gallo había prometido a Science y se lo deja para que cuando éste regrese de su gira europea lo lea marchándose luego a esquiar. Y, en efecto, Gallo lo encuentra pero pronto comprueba que se trata de algo que no cumple en absoluto las expectativas del sensacional hallazgo que estaba anunciando. Así que su reacción fue adaptar la realidad a sus deseos ¡cambiando descaradamente el contenido! Tachando simplemente lo que no concordaba con lo anunciado y llenando de correcciones -de su propio puño y letra- las diez páginas que le habían dejado. Es más, añadiría cinco folios. Y posteriormente introduciría otros cambios hasta que finalmente lo enviaría el día 30 a Science. Apuntando el texto, obviamente, en la dirección que había divulgado..
Abril de 1984.
Día 19. Science acepta los artículos remitidos por Gallo.
Día 22. El New York Times publica ¡en primera página! un artículo del influyente Dr. Lawrence K. Altman en el que se dice que el Dr. James O. Mason -director de los poderosos Centros de Control de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos- considera que “el virus descubierto en Francia es la causa del SIDA”. Los responsables de los CDC tomaban así una posición contraria a la tesis de que la causa del SIDA es el nuevo virus que Gallo dice haber descubierto.
Día 23: Apenas 24 horas después la entonces Ministra de Sanidad estadounidense Margaret Heckler anunciaría a bombo y platillo en rueda de prensa “un nuevo éxito de la ciencia americana: el Dr. Gallo –afirma- ha aislado un virus que es la probable causa del Sida’”. Tal “contraataque” lo organizarían los igualmente poderosos Institutos Nacionales de Salud (NIH), uno de los cuales es el Instituto Nacional del Cáncer en el que, pura casualidad, trabajaba Gallo. Con tal apoyo institucional el virus americano tomaba la delantera mediática y política al virus francés. Sólo que a partir de entonces dejó de hablarse del virus como “probable causa” y aunque nadie había demostrado en realidad que un virus fuera lo que originaba el SIDA todo el mundo lo dio por hecho. Había nacido la “verdad política y social” de la relación VIH/SIDA.
Mayo de 1984.
Science publica el día 4 los artículos finalmente enviados por Gallo… apenas 35 días después de recibirlos. Algo insólito. Y es que aunque sólo habían transcurrido once días desde la conferencia de prensa dada por la ministra de Sanidad norteamericana los textos fueron ya leídos con las “gafas VIH/SIDA”. Con lo que la “verdad político-social” se convirtió en “verdad científico-médica”.

EL DOCUMENTO POPOVIC
Como ya adelantamos Gallo manipuló el texto escrito por Mikulas Popovic. Manipulaciones que hoy se conocen. Así, tachó con descaro la frase “A pesar de los intensos esfuerzos de investigación efectuados el agente causante del SIDA aún no ha sido identificado” (página. 4). Inconcebible. Porque el borrador donde se hacía esa rotunda afirmación, una vez manipulado, fue el que Gallo presentaría como “prueba científica” de que él y su equipo habían culminado sus ensayos con “la identificación del agente causal del SIDA” De hecho tuvo la desfachatez de sustituir sin más esa frase en el artículo que publicó en Science por la de “Nuestros hallazgos sugieren que un retrovirus de la familia HTLV puede ser el agente etiológico del SIDA”. Y luego, para apoyar su afirmación, mencionaría “nueve hallazgos” -con sus respectivas referencias- que no tenían nada que ver con los experimentos que había hecho Popovic.
Es más, Gallo tachó en diagonal el Abstract (Resumen) hecho por Popovic y escribió debajo: “Este resumen es demasiado trivial para un posible artículo innovador en Science”.
Hasta cambió el título. El de Popovic era Obtención y producción continua de retrovirus linfotrópico de células T humanas (VLTH-III) de pacientes con SIDA. El que saldría en Science fue el de Detección, aislamiento y producción continua de retrovirus citopáticos (VLTH-III) de pacientes con SIDA y pre-SIDA.
Y eso a pesar de que en el borrador del Dr. Popovic no se hacía referencia en ningún momento a que sus investigaciones tuviesen como objetivo “aislar un nuevo virus” ni que se buscase demostrar ‘citopaticidad’ alguna. Y aún menos, por tanto, podía haber tenido en mente buscar “el virus que probablemente causa el SIDA”. Entre otras razones porque eso exige haber aislado antes el presunto virus responsable y demostrar que mata las células T4 (que es lo que oficialmente se atribuye al VIH). Lo que nunca se hizo.
Para mayor sorpresa, tampoco el artículo finalmente publicado en Science aborda ni el aislamiento ni la citopaticidad de un supuesto ‘nuevo virus HTLV-III’ ¡aunque lo proclamaba en el título! Es más, los añadidos a mano del Dr. Gallo tampoco lo pretendieron. En realidad se limitaron a expresiones generales y vagas del tipo “Sugerimos que (la causa del SIDA) puede ser…” o “Esta hipótesis se basa en…”.
De hecho la conclusión de los experimentos de Popovic fue efectivamente tan trivial que éste ni siquiera llegó a redactarla. Y el Dr. Gallo sólo se atrevería a escribir frases como “se ha abierto el camino para detectar,” “proporciona una primera oportunidad de realizar un análisis detallado” o “este sistema abre el camino hacia la detección rutinaria y rápida del HTLV-III y variantes citopáticas de HTLV asociadas’. En suma, meras posibilidades.

El DOCUMENTO GONDA
En cuanto a las fotos el Dr. Gallo hizo enviar al Laboratorio de Microscopía Electrónica muestras de sus cultivos celulares –los que presuntamente contenían el virus HTLV-III- para que se obtuviesen las correspondientes imágenes a fin de ilustrar los artículos de Science. Pues bien, el Dr. Matthew A. Gonda –director del laboratorio- respondería el 26 de marzo de 1984 a esa iniciativa con una carta de diez líneas que decían: “El Dr. Gallo deseaba estos micrógrafos para publicar porque contenían partículas HTLV. (…) Y me gustaría puntualizar que las ‘partículas’ (…) son desechos de una célula degenerada. No se han observado en parte alguna del precipitado partículas libres entre las células ni ‘partículas semejantes-a-virus’ extracelulares. Las pequeñas vesículas extracelulares (…) son por lo menos un 50% más pequeñas que las partículas maduras de HTLV vistas de tipo I, II o III. Insisto: estas vesículas pueden ser encontradas en cualquier precipitado celular” Y por si alguien dudara Gonda concluye agregando de forma rotunda: ‘No creo que ninguna de las partículas fotografiadas sea de HTLV I, II o III’.
¿Y qué decidió ante tan desazonadora respuesta el Dr. Gallo? Hacer caso omiso y adjuntar el 30 de marzo al artículo manipulado algunas de las fotos (a pesar de que según Gonda no constataban la existencia de virus alguno) como lo demuestra que en la nota 17 del segundo artículo publicado en Science se le agradece expresamente a éste las fotos publicadas.

El DOCUMENTO MINOWADA
Cabe añadir que el 29 de marzo de 1984 -el día anterior a que remitiera sus artículos a Science- Gallo envió una carta muy reveladora al Dr. Jun Minowada -de la Universidad de Loyola en Illinois (EEUU)- en cuya parte final decía: “No me sorprende que no haya encontrado usted expresión de la proteína p19 en células frescas de pacientes de SIDA. Es extremadamente infrecuente encontrar células frescas que expresen el virus (…) Para inducir el virus parece ser necesario el cultivo de células. Lo que probablemente se debe a que así se eliminan los factores inhibidores presentes en el paciente”.
En otras palabras, el Dr. Gallo reconoce abiertamente en esa carta que el VIH –e insistimos en que en realidad habla de un virus hipotético que nunca aisló- solo se puede expresar ¡in vitro, en cultivos celulares! pero no en un ser vivo porque las defensas del organismo lo impedirían al eliminarlo. Además que no había encontrado virus alguno al que responsabilizar del SIDA lo demuestra la última frase de la carta: “Por último, ahora sabemos que hay muchas variantes de HTLV-I. Y creemos que la causa del SIDA es una variante mucho más citopática”. En suma, todo apunta a que aún estaban buscando algún virus. A pesar de lo cual al día siguiente enviaba sus cuatro artículos a Science diciendo que ya lo había descubierto.

TRES DOCUMENTOS DEMOLEDORES
Es evidente que los tres documentos mencionados –y seguro que hay más por lo que luego explicaremos- demuestran de manera irrefutable que el Dr. Gallo manipuló y tergiversó de forma consciente e intencionada tanto el contenido real de sus investigaciones como los resultados. Se trata pues de documentos de importancia capital y alcance mundial. ¿Y cómo han sido obtenidos?
La verdad es que los experimentos del Dr. Gallo y su equipo -desde la invención del SIDA en 1981 hasta la invención del VIH/SIDA en 1984- fueron sometidos a una muy intensa inspección. Nada menos que por cuatro comisiones de investigación establecidas al máximo nivel estadounidense. Vigilancia que se decidió hacer tras la publicación del llamado Informe Crewdson que con una extensión de 50.000 palabras fue publicado el 19 de noviembre de 1989 en 16 páginas del periódico Chicago Tribune con el título The Great AIDS Quest (La gran búsqueda del SIDA). Escrito por el periodista John Crewdson -Premio Pulitzer en 1981- tras veinte meses de investigación éste llegó a la conclusión de que “la historia que emerge es menos heroica de lo que se suele presentar pero no menos espectacular: datos falseados y experimentos secretos, virus fantasmas y genes desaparecidos, resultados irreproducibles y notas de laboratorio embrolladas, cultivos sin etiquetar y fotografías manipuladas. ****..) Es la historia de un científico influyente e intimidador que persiguió un virus erróneo durante más de un año para luego invertir la situación y emerger con un hermano virtual genéticamente gemelo del virus que había sido realmente descubierto por sus rivales de París y que le habían entregado meses atrás. Lo que ocurrió en el laboratorio de Robert Gallo durante el invierno del 83 al 84 es un misterio que quizás no será nunca definitivamente aclarado pero la evidencia es abrumadora: o fue un error o un robo”.
Contundente y demoledor. Lo que a Crewdson se le escapó sin embargo –o no quiso ver- es que tampoco en París se había sido aislado ningún virus. Que el Dr. Gallo utilizase -sin reconocerlo- los cultivos celulares del Dr. Montagnier no significa que le robase virus alguno sino simplemente que pudo reproducir los mismos fenómenos biológicos -en particular, la transcripción inversa, es decir, la conversión de ARN a ADN- y que los utilizó asimismo como indicadores indirectos de la presencia de un supuesto retrovirus. Y añadiremos, por si aun tiene alguna duda de que Gallo utilizó las muestras enviadas por Montagnier, que el propio Dr. Popovic lo reconoció por dos veces en su borrador. Frases que Gallo tacharía anotando al lado respectivamente: “No termino de creérmelo. Eres absolutamente increíble” y “Mika, estás LOCO” (así, en mayúsculas).
Es por cierto ilustrativo de cómo es y actúa el Dr. Gallo saber la actitud que tuvo ante Crewdson: sólo le contestó una vez -por teléfono- a algunas preguntas y no aceptó entrevista personal alguna. Entre otros intentos -y a petición del abogado del Dr. Gallo- el Chicago Tribune le envió el 19 de diciembre de 1988 una lista con 188 preguntas. No hubo respuesta. El 28 de julio de 1989 se le envió otra lista de preguntas. Tampoco hubo respuesta. En octubre de 1989 volvió a remitírsele otra carta indicando en ella que la ausencia de respuesta sería considerada una negativa a conceder entrevista alguna. De nuevo silencio. Y agregaremos que la actitud saboteadora de Gallo incluyó a su entorno pues también se negaron a conceder entrevistas sus colaboradores, entre ellos el Dr. Popovic.
Bueno, pues fue a raíz de la publicación de ese reportaje/informe cuando entre 1990 y 1994 se pusieron en marcha varias investigaciones oficiales sobre Gallo que terminarían dando lugar a cuatro informes de instituciones oficiales estadounidenses del máximo nivel. Una de ellas llevada a cabo ¡por el propio servicio secreto encargado de la seguridad del Presidente de Estados Unidos! que encontró suficientes evidencias de fraude como para remitir la investigación al Fiscal General. Lo “singular” es que como había transcurrido demasiado tiempo desde la presunta comisión del delito Gallo no pudo ser procesado penalmente.
De forma breve diremos que tras rescatar y compilar más de 300 documentos relacionados con los ensayos efectuados en el laboratorio del Dr. Gallo las principales conclusiones a las que llegaron los investigadores fueron que había evidencias aplastantes de que las repetidas afirmaciones de Gallo de que había aislado el VIH eran falsas, que el experimento de febrero de 1984 fue tan defectuoso y cuestionable en tantos aspectos que poca o nula confianza se podía depositar en los hallazgos proclamados y que las instituciones gubernamentales, al decidir proteger a Gallo, defendieron durante años lo indefendible.
Tal fue la razón de que finalmente se ofreciera al Gobierno francés el reconocimiento público por parte de los NIH de que “el Instituto Pasteur había encontrado el VIH primero” a lo que se añadió el compromiso de pagar una compensación económica por los royalties de los llamados “tests del SIDA”. Obligándose de paso a Gallo a abandonar los NIH (tras lo cual la industria farmacéutica, siempre encantada de tener a sus órdenes personas con ética, le ofrecería de inmediato su propio centro privado de “investigación”).

ACTITUDES INCOMPRENSIBLES
Llegados a este punto suponemos que el lector se preguntará por qué los investigadores que investigaron el asunto no se dieron cuenta del fraude. Y una posible respuesta es que quizás lo único que de verdad les preocupaba era determinar la “paternidad” del supuesto virus responsable del SIDA. Aunque lo más sangrante es que ni la documentación de Gallo ni la de Montagnier demostraba la existencia de que hubiera un virus nuevo y menos aún que causaba el SIDA. Algo que antes o después saldrá a la luz. Como ha salido lo que hizo el Dr. Gallo –para su sorpresa- por la sencilla razón de que estaba convencido de que sus manipulaciones se habían quedado entre Mika Popovic y él, y de que la prueba de su falsificación había sido destruida. Lo que no ocurrió porque Popovic, muy preocupado al ver el alcance de los cambios introducidos por Gallo en su texto, decidió protegerse y enviar una copia de todo a su hermana que vivía en Austria. Que hizo bien lo demuestra que a poco de comenzar las investigaciones oficiales le pidió a ésta que se la devolviese. Y es que tras un interrogatorio Popovic recibió una grabación que contenía no sólo las respuestas que dio a las preguntas que le habían sido formuladas por los investigadores sino ¡los comentarios que tras su marcha éstos hicieron! Algo que le alarmó profundamente ya que en ellos se indicaba claramente que iba ser acusado de mala práctica científica en lugar del Dr. Gallo. Con lo que a la mañana siguiente su abogado entregó el borrador manipulado a los investigadores que pronto verificaron que los cambios habían sido hechos efectivamente a mano por Gallo.
Bueno, pues debemos decir que a pesar de todo esto aún hay quien otorga credibilidad científica a Gallo. Sin embargo, ¿cuál ha sido en los últimos años su actitud? Hace ahora un lustro la versión on line del British Medical Journal alojó un debate entre quienes creen en la versión oficial del VIH/SIDA y los científicos que niegan esa relación. Un debate que se desarrolló entre el 28 de febrero del 2003 y el 17 de abril del 2005. Y en él, entre otros muchos asuntos, se abordó algo tan simple y fundamental como si el VIH ha sido alguna vez aislado. Pues bien, aunque el Dr. Gallo fue invitado reiteradamente a dar explicaciones y pruebas de ello se negó siempre en redondo. Como se negaría -de mala manera- a formar parte del panel de expertos que con presencia de defensores y detractores de la versión oficial se constituyó el año 2000 para debatir las dudas existentes por iniciativa del entonces presidente de Sudáfrica Thabo Mbeki (invitamos al lector a leer en nuestra web –wwuw.dsalud.com-el amplio reportaje que esta revista publicó sobre ello en el nº 18 correspondiente a Julio del 2000 con el título ¿Comienza por fin el debate sobre el SIDA?).
Claro que quien esto escribe ha pedido personalmente dos veces al Dr. Gallo “las pruebas científicas que demuestran que realmente aisló el VIH”. La primera el 16 de abril de 1997 cuando entregué una propuesta escrita a La Caixa -que habíatraído a España al Dr. Gallo para impartir en sus instalaciones una conferencia titulada precisamente El descubrimiento de los retrovirus y del VIH- en la que proponía que se abriera tras la misma un debate sobre el tema con Gallo sin que se dignaran a responderme (aunque Gallo, informado, despachó la cuestión desde su mesa de conferenciante diciendo textualmente: “Algunos, para hacerse famosos, se colgarían de una avioneta fosforescente volando a gran altura”). La segunda fue durante la XII Conferencia Internacional de SIDA celebrada en Ginebra en 1998. En el transcurso de una rueda internacional de prensa en la que el Dr. Gallo era el invitado principal tomé el micrófono y le pregunté: “Dr. Gallo, ¿entregará Ud. a los huelguistas de hambre que están a las puertas del Congreso las pruebas científicas que piden de que usted aisló el VIH?” Su respuesta fue desplazar la silla hacia atrás, estirar las piernas hacia delante, cruzar los pies, ponerse las manos detrás de la nuca y farfullar en voz baja “Shut up!’ (¡Cierra el pico!). Y yo pregunto: ¿es ésa la respuesta que daría un científico que no tiene nada que ocultar? Bueno, pues su negativa no le pareció improcedente ni significativa a ninguno del centenar largo de autocalificados “periodistas especializados en VIH/SIDA” de medio mundo allí presentes.
Afortunadamente quienes sí saben de qué va esto han empezado a movilizarse. El 1 de diciembre del 2008 treinta y siete investigadores de 14 países dirigieron una carta al actual Editor Jefe de Science, Bruce Alberts, en la que apoyándose en los tres documentos aquí mencionados le piden que la revista retire formalmente los artículos de Gallo publicados en 1984 una vez demostrado que son un fraude. Una carta que concluye así: “Para la credibilidad de la investigación científica es vital que sean retirados los artículos que se demuestre que son defectuosos o están falsificados. Y como quiera que hoy existen documentos públicos que demuestran que los artículos de Gallo sacan conclusiones injustificadas su retirada de Science es muy importante para mantener la integridad científica. Los futuros investigadores deben también entender que no pueden basar sus declaraciones sobre VIH y SIDA en los artículos de 1984 de Gallo. Todos los autores de artículos que se basaron en esos cuatro textos deberían tener la oportunidad de reconsiderar sus propias conclusiones por si resultan debilitadas por estas revelaciones”.
Estamos a mediados de marzo del 2009 y aún no ha habido respuesta. Claro que ya en su número de 8 de enero de 1993 Science publicó un artículo titulado HHS: Gallo Guilty of Misconduct -es decir, Ministerio de Sanidad: Gallo culpable de mala práctica- cuyo subtítulo decía: El veredicto es que al ocultar el hecho de que su laboratorio puso el virus francés en una línea celular permanente Robert Gallo intentó engañar a la comunidad científica. Cierto. Luego, ¿por qué se ha seguido dando crédito a Gallo? Sencillamente porque detrás de todo esto hay algo muy grave a tapar que además ha generado un gigantesco negocio. Absolutamente fraudulento todo porque, ¿sabía que los experimentos que Gallo aseguró haber realizado en 1984 en su laboratorio no se han reproducido jamás? Este simple hecho los descalifica a nivel científico. Y los experimentos que indican algunos manuales de Virología para “producir, detectar y aislar el VIH” son un entretenimiento académico sin base virológica alguna porque tal cosa nunca se ha logrado realmente.

Y MONTAGNIER TAMPOCO HA AISLADO EL VIRUS
Mucha gente lo ignora pero a la mayoría de los expertos en SIDA que a Montagnier se le diera en el 2008 el Nobel de Medicina no les gustó nada. ¿Por qué? Pues porque le consideran casi ¡un disidente! Y no les falta razón. Lo es doblemente: tanto en lo que se refiere a la presunta causa del SIDA como en cuanto al tratamiento. A fin de cuentas ya en 1990 reconoció que en la aparición del SIDA tenía que haber “otros cofactores puesto que el VIH no puede por sí solo matar célula alguna. Hace falta –añadiría- que exista otro factor que actúe al mismo tiempo sobre la misma célula”. Reconocimiento que le llevó a buscar durante una década ese cofactor -o cofactores- en micoplasmas y otros microbios…¡sin encontrar ninguno! De ahí que llegase a la conclusión hace unos años de que tales cofactores no eran microbianos sino nutricionales y psicoemocionales: malos hábitos de vida, miedo, angustia, problemas psicológicos, etc. Es más, cuando en 1997 el periodista Djamel Tahi insistió en preguntarle sobre el aislamiento del llamado “virus del SIDA” Montagnier contestó: “Se lo repito: no purificamos”. Con lo que reconoció implícitamente no haber aislado nunca el presunto virus conocido como VIH.
Disiente asimismo Montagnier de los tratamientos que deben aplicarse a las personas catalogadas como enfermas de SIDA porque hace ya más de diez años comenzó a recomendar que los fármacos antirretrovirales se tomasen sólo unos pocos meses –sabedor de que son muy tóxicos- y empezó a poner el acento en ¡ingerir antioxidantes y llevar una vida sana! Y sigue pensando que es lo adecuado. Lo demuestra que en diciembre del 2007 acudió Madrid para visitar el laboratorio Catalysis para conocer de primera mano cómo obtenían sus potentes antioxidantes (el lector puede leer en nuestra web –[la entrevista que esta revista mantuvo con Luc Montagnier en ese laboratorio y que apareció en el nº 102 correspondiente a febrero del 2008 donde no tuvo reparo en decir textualmente: “El VIH sólo es un problema grave si el sistema inmune está deprimido”).
Posición que no modificó al recibir el Nobel porque cuatro días después de saber que se le había concedido contestó a la pregunta ¿Qué personas tienen más riesgo de desarrollar el SIDA? lo siguiente: “El virus actúa en aquellos organismos que presentan ya una situación degradada por el consumo de drogas o por una vida complicada, con abuso de alcohol o escasa atención a la alimentación. Algunas personas sanas pueden ser infectadas por el virus durante un breve periodo pero pueden desembarazarse de él enseguida. La moraleja de todo esto es que hay que llevar una vida responsable y evitar otras infecciones’. (El País, 12 de octubre de 2008).

EL SIDA ES MÁS QUE UN SIMPLE NEGOCIO
Terminamos este texto recordando que poco después de la aparición del libro antes mencionado de Janine Roberts -Miedo a lo invisible- el veterano policía y detective californiano Clark Baker definió directamente el montaje SIDA como algo puramente delictivo. De hecho en el informe que presentó tras investigarlo y que tituló El huevo de Gallo afirmaría: “No se precisa de formación médica alguna para investigar conductas fraudulentas o criminales así como la financiación utilizada (…) No se requiere un cerebro de neurocirujano para ver que ningún científico ha demostrado nunca que el VIH: 1) existe; 2) ataca células; y, 3) causa el SIDA. (…) La clave de todo este enorme entramado se encuentra (…) en la declaración original misma del propio Dr. Gallo sobre el VIH. (…) Tras haber investigado miles de crímenes y haber arrestado a centenares de miembros de bandas criminales y otras gamas de depredadores reconozco un asunto criminal en cuanto lo huelo. El VIH/SIDA convierte la estafa de Enron en un juego de niños”.
Bueno, pues los “expertos” en SIDA siguen tratando a millones de personas con supuestos antirretrovirales para un virus que ni siquiera está demostrado que exista. Lo que sí está demostrado es que la relación VIH/SIDA se basó en un fraude científico.

Luis Botinas
Luis Botinas –cofundador hace años de Plural-21, Asociación para el cuidado de la vida en un planeta vivo y actual Presidente- acaba de terminar sobre este asunto un libro que se presentará probablemente en junio y que lleva por título El VIH/SIDA no existe. Preguntas para desmontar un invento “made in USA”.
 
 
Un Premio Nobel revelador


A muchos oficialistas –es decir, defensores del ficticio ‘VIH/SIDA’- no les ha alegrado en absoluto la concesión del Nobel de Medicina del 2008. En efecto, haber premiado al Dr. Luc Montagnier, que es un disidente del ‘VIH/SIDA’, y dejado fuera al Dr. Robert Gallo, que es en cambio el principal –y casi único- defensor público del ‘VIH/SIDA’, ha hecho visible una importante brecha en el establishment del SIDA. Y ello les preocupa porque, como en cualquier otra posible estafa, saben que lo mejor es non meneallo.
¿Es el Dr. Montagnier un disidente del SIDA?




Lo es doblemente: tanto de la causa como del tratamiento.

El Dr. Montagnier es disidente de la causa del SIDA desde 1990, cuando formuló su “hipótesis de los co-factores”: “puesto que el VIH no puede por sí solo matar célula alguna, hace falta que haya otro factor que actúe al mismo tiempo sobre la misma célula”. Durante una decena de años estuvo buscando micoplasmas y otros microbios sin encontrar ninguno al que poder convertir en “co-factor del VIH”. Desde hace unos años, habla de co-factores mucho más interesantes y que realmente inciden: miedo, angustia, problemas psicológicos, malos hábitos de vida, etc.

Y el Dr. Montagnier es disidente también del tratamiento del SIDA desde mediados de los noventa: pasó a recomendar que se ingiriese los supuestos antirretrovirales venenosos sólo durante unos pocos meses, y a poner el acento en tomar antioxidantes y en llevar una vida sana. En esta línea, visitó Madrid en diciembre del 2007 en busca de antioxidantes naturales (ver entrevista “El VIH sólo es un problema grave si el sistema inmune está deprimido”, revista DSalud nº 102, febrero 2008).

Recibir el Nobel no le ha hecho renunciar a estas posiciones. De manera clara, cuatro días después de serle concedido el premio, a la pregunta “¿Qué personas tienen más riesgo de desarrollar el sida?”, contestó algo que merece ser estudiado con detenimiento: “El virus actúa en aquellos organismos que presentan ya una situación degradada, por el consumo de drogas o por una vida complicada, con abuso de alcohol, o escasa atención a la alimentación. Algunas personas sanas pueden ser infectadas por el virus durante un breve periodo, pero pueden desembarazarse de él enseguida. La moraleja de todo esto es que hay que llevar una vida responsable, y evitar otras infecciones”. (El País, 12/octubre/8).
¿Por qué el Dr. Gallo es el único defensor público del ‘VIH/SIDA’?


Porque probablemente fue el que lo inventó, y sabe que puede ir a la cárcel cuando se juzgue su actuación de entonces… y de hoy. El artículo premiado en octubre del equipo del Dr. Montagnier publicado en Science el 20 de mayo de 1983, pasó desapercibido. Fueron los cuatro artículos del equipo del Dr. Gallo aparecidos también en Science el 4 de mayo de 1984, los que revolucionaron el mundo del SIDA. Pues bien, hay buenas pistas que llevan a que el artículo central, el que dio nacimiento al ‘VIH/SIDA’, fue falsificado por el Dr. Gallo.

Janine Roberts, veterana periodista, en su libro Fear of the Invisible, aparecido en los EE.UU. el 30 de junio, hizo públicos por primera vez los documentos que demuestran, de forma que parece irrebatible, que el Dr. Gallo manipuló el primer redactado del artículo cambiando radicalmente su contenido. Así, un borrador que explicaba que “A pesar de los intensos esfuerzos, el agente causal del SIDA todavía no ha sido identificado”, fue convertido por el prestidigitador Dr. Gallo en la afirmación de que se había aislado el virus responsable del SIDA. Así de turbia es la base en que se sustenta todo el ‘VIH/SIDA’.

El experimentado policía y detective californiano Clark Baker situó poco después el montaje SIDA directa y plenamente en el terreno delictivo. El 21 de julio hizo público su informe Gallo’s Egg, donde explica: “No se precisa de formación médica alguna para investigar conductas fraudulentas o criminales, así como la financiación utilizada. (…) No se requiere un cerebro de neurocirujano para ver que ningún científico ha demostrado nunca que el VIH: 1) existe; 2) ataca células; ó 3) causa el SIDA. (…) La clave de todo este enorme entramado se encuentra (…) en la declaración original misma del propio Dr. Gallo sobre el VIH. (…) Tras haber investigado miles de crímenes y haber arrestado cientos de miembros de bandas criminales y otras gamas de depredadores, reconozco un asunto criminal en cuanto lo huelo. El VIH/SIDA convierte la estafa Enron en un juego de niños”.

Para quien necesite más pruebas científicas de que la versión oficial del SIDA carece de base, en el 2007 aparecieron dos importantes libros. El de la joven doctora en Matemáticas aplicadas a la Biología, Dra. Rebecca Culshaw, Science Sold Out: Does HIV Really Cause AIDS?, explica que los “modelos matemáticos del VIH/SIDA” carecen de todo rigor. El del Decano y Catedrático Emérito Dr. Henry Bauer, The Origin, Persistence and Failings of HIV/AIDS Theory, documenta exhaustivamente que las estadísticas oficiales de los CDC sobre supuestos ‘infectados por el VIH’, no coinciden en absoluto con las estadísticas oficiales de los mismos CDC sobre supuestos ‘casos de SIDA’, de donde se deduce de forma irrefutable que es falso que ‘el VIH es la causa del SIDA’. Además, en el 2008, el libro del Catedrático Emérito Dr. Etienne de Harven (pionero del microscopio electrónico, en particular aplicándolo durante 25 años a la investigación de retrovirus) y del periodista científico Jean-Claude Roussez Ten Lies about AIDS, explica, entre otras cosas, que no hay ni una sola imagen por microscopía electrónica del supuesto VIH, prueba necesaria de su aislamiento y existencia.
He aquí algunas brechas más en el establishment del SIDA (sacadas de un texto de dicho Dr. de Harven):


-El oficialista Dr. James Chin, veterano epidemiólogo, fue de 1987 a 1992 responsable en la OMS del seguimiento del ‘VIH/SIDA’. En verano de 2007 publicó el libro The AIDS Pandemic: The Collision of Epidemiology With Political Correctness, donde argumenta demoledoramente que ONUSIDA y los activistas del ‘VIH/SIDA’ han multiplicado las estadísticas a fin de mantener el mito de que la supuesta ‘epidemia de SIDA’ pueda extenderse heterosexualmente. Fue decisivo en la reducción en más de siete millones de ‘personas viviendo con VIH/SIDA’ efectuada por ONUSIDA y OMS hace un año.

-En setiembre de 2007, la firma farmacéutica Merck & Co anunció la decisión de abandonar sus ensayos clínicos sobre una vacuna contra el VIH.

-El Dr. Anthony Fauci (Director de programas de SIDA de los NIH) declaró que, en materia de SIDA, “los investigadores tienen que replantearlo todo” (Wall Street Journal, 8/noviembre/7). Y decidió mientras interrumpir todos los ensayos clínicos de vacunas anti-VIH (New York Times, 18/ julio/8).

-“En la era de la HAART (…) el riesgo de diversas condiciones no definitorias de SIDA, incluido enfermedades cardiovasculares, episodios relacionados con el hígado, enfermedad renal, y ciertas malignidades no-SIDA, es mayor que el riesgo de SIDA (NIH Treatment Guidelines, 29/enero/8).

-“La industria mundial del VIH es demasiado grande y está fuera de control. Hemos creado un monstruo con demasiados conflictos de intereses y reputaciones en juego…” (Roger England, Health Systems Workshop, Grenada, “The writing is on the wall for UNAIDS”, British Medical Journal 10/mayo/8).

- “La OMS ha aceptado el hecho de que la amenaza de une epidemia heterosexual mundial de SIDA ha desaparecido” (Dr. Kevin de Cock, director del departamento de VIH/SIDA en la OMS, The Independent, 8/6/8).

-La farmacéutica Roche “ha anunciado la decisión de suspender toda investigación sobre nuevos medicamentos contra el VIH”. (Financial Times, 11/ julio/8)

-El Dr. Peter Piot, Director Ejecutivo de ONUSIDA desde su fundación en 1988, ha tomado la decisión de no solicitar la renovación de su mandato. ¿Casualidad?

Es inútil buscar estas novedades importantes en la gran cantidad de paja interesada pero ya descompuesta que tan abundantemente los oficialistas están haciendo circular en torno al “Día Mundial (para la extensión) del SIDA”. El grano hay que buscarlo en otra parte. Tantos millones malgastados envenenando a las personas etiquetadas ‘seropositiva’, ‘enferma de SIDA’ o ‘terminal de SIDA’, carecen de toda base científica y bio-lógica. En marzo próximo saldrá un libro en español abordando estos y muchos otros aspectos de este invento made in USA puesto en marcha en 1981. Ahora, una Huelga de Hambre en Estocolmo quizás podría aún impedir la entrega de todo el Premio Nobel de Medicina.

Barcelona, 29/noviembre/2008

Lluís Botinas lluisbotinas@yahoo.es investigador independiente presidente de PLURAL-21, Asociación para el cuidado de la vida en un planeta vivo Cartagena, 230, 5º 1ª, 08013 BCN 93.450 13 00 http://plural-21.org Conferencia informativa cada miércoles a las 20 h.

Se ha demostrado la existencia del VIH?



«Si existieran evidencias de que el VIH es el causante del SIDA, deberían poderse encontrar informes que a nivel individual o a nivel colectivo, probasen el hecho, por lo menos con una alta probabilidad.»
Kary Mullis, bioquímico, premio Nobel de química 1993.

Continuum Magazine. Volumen 4, número 3, septiembre-octubre de 1996.


Alfonso Serra Gallego


Biólogo y virólogo por la Universidad de Konstanz, en Alemania, Stefan Lanka fue el primer científico que ha conseguido aislar un virus de un alga eucarótica marina -el Ectocapus Siliculosus Virus, también llamado ESV-; y, sin embargo, no sería tal hallazgo el que le hiciera popular, sino la adopción de una postura claramente enfrentada a la oficial en torno al Síndrome de Inmunodeficiencia Humana o SIDA. Y ello porque, para este biólogo alemán, el virus del SIDA -el famoso VIH- sencillamente no existe. Una hipótesis cuando menos discutible y poco compartida por la mayoría de sus colegas. Y es que no sólo los científicos que apoyan la versión oficial de que el VIH provoca SIDA difieren de él, sino que incluso el más de un centenar de investigadores disidentes de la hipótesis ortodoxa tampoco coinciden con algunas de sus apreciaciones, arriesgadas y polémicas.

En este sentido, cabe recordar que la mayoría de los científicos escépticos o contrarios a la versión oficial -encuadrados en el llamado Grupo por la Reevaluación Científica de la Hipótesis VIH=SIDA-, consideran que el supuesto virus VIH no es el responsable de provocar el síndrome de inmunodeficiencia humana, pero no cuestionan su existencia, como sí hace el doctor Lanka.

En cualquier caso, Más allá de la ciencia consideró conveniente saber algo más sobre las teorías de este virólogo, asistiendo a la conferencia y posterior rueda de prensa que éste ofreció durante su última visita a Barcelona, realizada con el objetivo de organizar un curso y dar a conocer en nuestro país su particular conclusión de que el VIH es una ficción y no el devastador agente biológico que la clase médica y la mayoría de los medios de comunicación han hecho creer. Estas son algunas de las confesiones de este virólogo rebelde.

El estrés de las células


Usted sostiene, en contra de la opinión de la mayoría de sus colegas, que no se ha descubierto hasta la fecha ningún virus llamado VIH. ¿En qué se basa para realizar esta afirmación?

En 1970 se comprobó una actividad enzimática nueva que rompió el dogma central de la genética molecular: cuando el ADN se transcribía a la sustancia mensajera del ARN y ésta hacía lo mismo en la proteína, la actividad subsiguiente transformaba el ARN nuevamente en ADN. Pues bien, los científicos de la época creyeron haber descubierto la explicación del cáncer y una manera de localizar virus nuevos. Sin embargo, 6 ó 7 años después otros científicos demostraron que esa actividad era normal en las células de cualquier ser vivo y la denominaron transcriptasa inversa. Hoy en día, ciertos virólogos afirman que si hay transcriptasa inversa es porque existen virus, contradiciendo esa ley universal acordada en 1976. Y aquí pretenden demostrar la existencia del VIH, cuando en realidad se trata de un proceso natural del organismo de cualquier especie viva.

¿Cómo es posible, en ese caso, que los test del VIH arrojen en algunas personas resultados positivos y en otras negativos?


Esas pruebas detectan los anticuerpos que se han formado frente a las proteínas, anticuerpos que son el resultado del estrés de las células. Por tanto, si una persona está estresada puede dar positivo. En ese caso, aconsejo repetir la prueba cuando el individuo se haya estabilizado anímica y físicamente; y comprobará que el test sale negativo.

Si aceptamos la validez de su hipótesis, ¿qué factores influirían entonces para desencadenar un típico caso de SIDA?


Sobre todo, los tratamientos médicos oficiales de los que hemos abusado y que son muy nocivos. Hay muchos organismos que han sido deñados en el pasado con el abuso de antibióticos tan perjudiciales para la salud como las sulfonamidas, que actúan contra las bacterias y las mitocondrias, células que son los centros de oxígeno del organismo y se destruyen con tales medicamentos. Además, dichos fármacos fueron administrados por los médicos durante períodos de un año cuando la prescripción recomendaba que no se utilizaran más allá de 6 o 7 días. Precisamente el de los homosexuales fue el sector de la sociedad que más consumió estos fármacos, debido a las infecciones que contraían por una vida excesivamente promiscua.

No obstante, hay personas con síntomas terminales de SIDA que no han consumido esos medicamentos


Es cierto, pero también hay que decir que la mayoría de ellas sufren alguna de las 32 enfermedades que se relacionan con el SIDA y que ya mataban antes de la «invención» de éste. Los médicos oficialistas consideran que el VIH destroza el sistema inmunitario, una de las muchas hipótesis falsas vinculadas al SIDA, y por eso afirman, por ejemplo, que los cánceres que aparecen en esos enfermos se deben a ese modo de actuar del VIH; incluso se atreven a hablar de un cáncer exclusivo para homosexuales. Y es que cada vez que añaden una nueva enfermedad al síndrome se hace con la intención de aumentar los casos de SIDA. ¿Es eso científico? Es más: ¿es ético?.

Una nueva generación de fármacos


«Más allá de la ciencia» viene denunciando desde hace años no sólo la inutilidad del AZT, sino sus tremendos efectos yatrogénicos en quienes lo consumen. Y hemos dicho hasta la saciedad que todo esto es un vergonzoso negocio del que han sido cómplices necesarios -aunque se escuden en su ignorancia- muchos médicos. ¿Está de acuerdo?

Decía el doctor Peter Duesberg, un prestigioso biólogo molecular de la Universidad de Berkeley (California), que el AZT era el SIDA recetado. Yo estoy de acuerdo con su apreciación. El AZT nació para ser utilizado contra el cáncer, pero se vetó su difusión sanitaria en la década de los años sesenta a raíz de comprobarse su letal toxicidad. Ahora se receta a miles de personas del mundo entero para gozo de la multinacional Wellcome, respaldada además por los más importantes organismos internacionales de salud pública. ¿Efectos yatrogénicos? Entre otras cosas, el AZT impide la división celular, especialmente de aquellas células que más rápidamente se dividen, como las sanguíneas, las seminales y las de las mucosas intestinales. Así que no es extraño comprobar en qué estado tan lamentable se encuentran todos los que han ingerido durante largo tiempo un tratamiento tan tóxico.

Ahora ha aparecido otra nueva generación de fármacos que actúan sobre las proteasas y de los que se dice no producen esa clase de efectos secundarios. ¿Qué opina al respecto?

Reconozco que no son tan tóxicos como el AZT, pero ya se empiezan a conocer sus efectos secundarios como náuseas, vómitos u hormigueos, síntomas, por cierto, que se esconden a la sociedad. Por otro lado, no conviene olvidar que estos nuevos medicamentos son inhibidores de la protesas, algo que resulta cuando menos peligroso, ya que las proteasas son enzimas cuya función es dividir las proteínas, por ejemplo, durante la digestión, y sin ellas los aminoácidos no pueden ser absorbidos por los intestinos ni reorganizados nuevamente por las células para formar otras proteínas, insulina o fibras musculares. Además, aquí nos volvemos a encontrar con el negocio económico que mueven las multinacionales farmacéuticas en torno al SIDA. Se calcula que un tratamiento de este tipo cuesta 40.000 dólares anuales más 20.000 dólares en consultas médicas y test de anticuerpos -más de siete millones de pesetas, pues, en total. De hecho, el presidente norteamiericano Bill Clinton ha tenido que pedir 52 millones de dólares -unos 6.300 millones de pesetas- de presupuesto extra para sufragar estos medicamentos, con la lógica alegría de laboratorios como Merck y Abbot.

¿Realmente debemos creer que hasta los gobiernos están involucrados en lo que para usted es una enfermedad inventada?

No hay duda de que los responsables sanitarios de los respectivos ministerios de Salud Pública no desconocen la verdad sobre el SIDA, como también sucede con muchos científicos. Pero existen demasiados intereses en juego.

Sangre contaminada: ¿donde está el «cuerpo del delito»?


¿Podría resumirnos brevemente los puntos clave del juicio por «la sangre contaminada» de Gottingen?

En Alemania se acusa de asesinato a personas relacionadas con transfusiones de sangre supuestamente contaminada por el VIH. Pues bien, mi planteamiento es el siguiente: me ofrezco ante el tribunal escogido a declarar -bajo juramento- que el VIH no existe y reto a cualquier otro científico a que demuestre la existencia del virus. Si yo tuviera razón, el juicio sería ilegal ante la evidente falta del «cuerpo del delito». En realidad, el juicio es una cuestión política, ya que la presidenta del Parlamento alemán, Rita Susumud, es a la sazón científica y responsable del SIDA en Alemania. En mi opinión, es un proceso judicial que intenta consolidar definitivamente el mito de la versión oficial del SIDA. SI esto llegara a la prensa internacional, si se supiese cómo actúa el modelo judicial alemán, considerado tan democrático y perfecto, tal vez lográramos romper el entramado creado conscientemente en torno a lo que es un negocio más que una enfermedad.

¿Ha aceptado el Tribunal su ofrecimiento?

Hasta ahora lo han ignorado; sin embargo, creo que al final no podrán escabullirse ante mi insistencia.

¿No tiene miedo a posibles represalias?

No, la gente que tiene poder es demasiado arrogante como para sentirse amenazada. Pero sí he recibido presiones de otro tipo. Por ejemplo, me robaron el coche y lo encontré totalmente quemado; y además me amenazaron académicamente con denegarme el doctorado si difundía mis hipótesis...

Recomendaciones para los enfermos


¿Qué terapia recomendaría usted a las personas con graves deficiencias en su sistema inmunitario?

Si es seropositiva y piensa que lleva una sentencia de muerte encima, lo más importante es convencerla de que no está enferma y cambiar su actitud. El componente psicológico es fundamental. Cuando un médico de hospital regido por la versión oficial dicta la sentencia fatal a su paciente, eso repercute gravemente en el sistema inmunitario. Hay personas que han engordado sensiblemente tras haber dado negativo en un segundo control, lo que debería hacernos pensar. Pero si una persona ya está enferma y con graves desarreglos en su sistema inmunitario, lo primero es encontrar las causas que le han llevado a este estado, desintoxicarla y empezar la curación a partir de ahí. En principio, ningún medicamento es especialmente eficaz a la hora de hacer subir las defensas del organismo. No obstante, hay que insistir en una vida natural. Por ejemplo, es primordial tener una buena digestión y estar mineralizado e hidratado convenientemente, para así equilibrar el organismo falto de estos componentes. Conozco un excelente producto tibetano que se comercializa en Suiza y que recomiendo para estas ocasiones: Padma-28. Además, es fundamental acudir simepre a un médico experimentado que, al menos, no crea en la versión oficial de que el VIH es la única causa del SIDA.

¿Tiene alguna explicación para lo que ocurre en África con el SIDA?

Desde el Congreso de Bangui, celebrado en 1985, el SIDA en África se diagnostica, por falta de dinero, aplicando la «definición de Bangui»; es decir, si un africano sufre durante un mes diarrea, tos y fiebre, ya tiene SIDA. El problema es que esos son síntomas comunes a muchas de las enfermedades endémicas de ese continente. Por otro lado la UNO tiene un plan denominado «SIDA y África», que cuenta con 1.300 millones de dólares de presupuesto -unos 160.000 millones de pesetas-, en el que se desarrollarán tres puntos principales: aborto a todas las mujeres africanas que supuestamente tienen SIDA; esterilización de las que se piense puedan ser portadoras del VIH y, por último, AZT para recetarlo indiscriminadamente en la población africana que posea alguno de los síntomas ya mencionados. Treinta millones de africanos son potencialmente «usuarios» de este plan, que para mí no es sino una nueva arma de control demográfico.

En su opinión, ¿qué hace falta para que las versiones de los disidentes sean más divulgadas?

Hay que presionar a los responsables políticos y científicos que defienden la hipótesis oficial; hay que obligarles, en suma, a que revelen una verdad ocultada impunemente. En los años sesenta surgió un grupo llamado «Marcha a través de las instituciones», que intentó esto mismo que propongo, aunque no prosperó por corrupción de sus dirigentes.

¿No teme que eso mismo pueda ocurrir ahora?

En este momento somos pocos los que diferimos de la hipótesis oficial, una minoría que trata de llegar a otras minorías que considero inteligentes, analíticas y que tienen su peso específico e influencia social. Con la ayuda de científicos de prestigio como el Grupo por la Reevaluación Científica de la Hipótesis VIH=SIDA, y otros investigadores críticos que puedan añadirse, quizá obtengamos el premio de acabar con este mal sueño.

¿Es eso el SIDA? ¿Sólo un mal sueño?

El SIDA, entre otras cosas, es un error gravísimo de la Medicina y la Biología modernas que hay que superar y que ojalá sirva como ejemplo para nuestro propio proceso evolutivo. Diez mil científicos investigan hoy sobre un virus inexistente y la inteligencia de tantas personas no puede perderse en ese invento para que otros hagan sus particulares negocios con el SIDA. Mi labor está dirigida por la esperanza de que algún día se sepa la verdad, sea ésta cual sea.


-¿Cual es su teoria sobre el SIDA?


Epidemic Intelligence Service (EIS).-«Al final de los años 70, surgieron gritos de alarma sobre diversas enfermedades ligadas a la forma de vida de una parte de los homosexuales. Algunos homosexuales sufrieron enfermedades muy importantes a causa de un uso excesivo de antibióticos como preventivos y del consumo de productos químicos como estimulantes sexuales. Todos ellos provocaban muchos efectos secundarios. El doctor Michael Gottlieb publicó un artículo donde se hablaba de cinco casos de jóvenes homosexuales que habían muerto por una pulmonia extraña. A partir de este artículo, la agencia EIS (Servicio de Información Epidemiológica) del CDC (Centro para el Control de Enfermedades) de Atlanta lanzó un conjunto de malas interpretaciones conceptuales que sirvieron de base para implantar el SIDA. Por ejemplo, presentaron estos jóvenes como sanos y esto era falso porque todos ellos habían sido tratados con sulfonamidas y habían consumido estimulantes. A esto, se sumó el interés por parte de muchos políticos de frenar el movimiento de liberación homosexual y de tapar los efectos de las sulfonamidas para evitar las denúncias contra los laboratorios reclamando grandes sumas de dinero».



-¿Como argumenta que el virus del SIDA no existe?


-«Un virus no es una entidad viva, no puede dividirse por sí misma sino que necesita estar dentro de una célula. Es una unidad muy estable y, por lo tanto, fácil de caracterizar, definir y aislar. El VIH no ha sido nunca aislado y las cuatro fotografias básicas para demostrar su existencia -el virus infectando células, el virus solo, sus proteinas y su ácido nucleico- no han sido nunca publicadas. Lo que se han presentado son fotografias de partículas intracelulares».

-¿Qué señalan, pues, los tests que se usan para saber si una persona es o no seropositiva?


-«La información que se ha utilizado para hacer los tests es errónea. Los tests buscan unos anticuerpos que aparecen ante unas proteinas determinadas y solamente aquellas personas que las hayan recibido del exterior o las hayan generado en una situación excepcional de estrés las generan. Esto explica porque en los homosexuales solamente aparecen en una minoria, aquellos que llevan una vida muy activa, tomando sulfonamidas y estimulantes».

-¿Los medicamentos que se suministran son efectivos?


-«Este es el gran drama, ya que el primer medicamento oficial contra el SIDA es el AZT Retrovir, un producto que se inventó en el año 1964 contra el cáncer. Resultó tan tóxico que no se llegó a aplicar a personas. Y ahora se aplica a todos los etiquetados de SIDA. Este medicamento es un veneno porque impide la división celular y, por lo tanto, es un producto que ataca la sangre y la médula ósea. Es inmunodepresor y en cambio se está suministrando para tratar una enfermedad que se llama síndrome de inmunodeficiencia».

-¿Si el virus del SIDA no existe, cual es el origen de la enfermedad?


-«Las enfermedades que originalmente se pusieron bajo el nombre de SIDA eran aquellas que aparecen en grupos minoritarios de la población, que tenian una vida muy destructiva y que tenian graves problemas de salud. Desde el 1981 hasta el 1983, fueron la pneumonía y el sarcoma de Kaposi las que permitieron poner la etiqueta de SIDA. El 1983 se amplió a doce enfermedades; el 1985, con seis; el 1987, con ocho y el 1993 con tres más. Ahora hay 29 enfermedades, todas ellas existentes antes del 1981, metidas dentro del saco».

-¿Así, de qué mueren las personas si el VIH no existe?


-«Las personas que han sido etiquetadas con el SIDA se estan muriendo de miedo, de problemas psicológicos y emotivos y por los tratamientos que siguen. Las cifras de los muertos por el SIDA están hinchadas, porque se incluyen aquellos que mueren de les 29 enfermedades nombradas».

-¿Y si es verdad que es un montaje, porqué se ha construido?


-«Por un lado, para tener controlado el movimiento de liberación homosexual y eliminarlo. El papel que antiguamente había jugado la Iglesia para tener atemorizada la población ahora lo juega el SIDA. Además, existe todo un negocio alrededor del SIDA, multinacionales farmacéuticas que ganan dinero gracias a ello».

-¿Qué diria a las personas presuntamente infectadas?


-«Que no tienen una enfermedad mortal y prevenirlas contra los medicamentos estándard. Existen enfermos terminales que se pueden recuperar si dejan de tomarlos y entran en una dinámica de optimismo y de tratamientos no agresivos. Existen tratamientos de tipo natural que podrian dar buenos resultados si se aboliese la sentencia de muerte que existe alrededor del SIDA».
 
 
Picture
"El SIDA  es un engaño cruel que  se mantiene porque hay tanta gente que está haciendo dinero con él. Retire ese dinero y todo este sistema mitológico se derrumbará."
- Charles Thomas, PhD,
catedrático anterior del departamento de Biología Celular, 
Scripps Research Institute


¿Qué nos han dicho sobre VIH & SIDA?

La opinión ortodoxa sobre SIDA sostiene que es causada por el virus conocido como VIH, que se transmite con el intercambio de líquidos corporales. Una vez infectada, una persona permanecerá bien durante algún tiempo, si bien siendo infecciosa para otras, hasta desarrollar el SIDA y morir. A pesar de las enormes sumas de dinero gastadas en investigación médica, todavía no hay curación, sólo terapias con drogas de las que se dice que ralentizan la progresión de la enfermedad y recuentos periódicos de las células T para medir el estado de salud. Alrededor del SIDA se ha desarrollado toda una industria , de la cual dependen muchas carreras y negocios, pero que ofrece poca esperanza a los afectados.
 Trabaja  bajo la premisa  VIH=SIDA=MUERTE.

Considere lo siguiente:

¿Qué nos han estado diciendo los "expertos" HIV?

Nos dicen que el VIH causa el SIDA.

Sin embargo, muchos científicos afirman que el VIH no es la causa del SIDA.
La inmensa mayoría de personas designadas como "VIH positivo" en todo el mundo sigue siendo sana. Dentro de los grupos de riesgo del SIDA, la condición de SIDA puede ser común incluso en gente que es testada VIH negativo. El oficial " período de latencia"(cuánto tiempo tarda alguien VIH+ en enfermar) se ha prolongado a 15 o más años porque muchos etiquetados "VIH+" sobreviven. Personas testadas VIH positivo, incluídos pacientes de SIDA, no tienen infecciones activas VIH según métodos estándares de medida. Los llamados tests de la carga viral fueron inventados por los investigadores de VIH para intentar explicar porqué sólo se podía encontrar cantidades ínfimas, si es que alguna, de virus. Los métodos usados para "aislar" y detectar el VIH son tan indirectos que pueden incluso no medir la presencia de un virus. ¿Existe el VIH? Éstas son sólo algunas de las razones por las que necesitamos mirar más allá del VIH para superar el SIDA.

"¿Porqué enferma la gente?"La epidemia del SIDA sigue a un dramático aumento mundial de factores inmunológicamente estresantes: químicos, físicos, biológicos, mentales y nutricionales. Personas diagnosticas con "SIDA" pueden enfermar por factores como uno o más de los siguientes:

  • equivocado diagnóstico y tratamiento de al menos 29 enfermedades debido al etiquetado VIH. (la validez de los tests VIH está impugnada)
  • quimioterapia tóxica con fármacos "anti-HIV" como AZT e inhibidores de la proteasa
  • efectos directos o indirectos de consumo de drogas recreativas
  • infecciones múltiples, STD y resultantes del consumo de antibióticos 
  • immunodeficiencia mediada por proteína extraña   debida a la terapia del factor de coagulación en  hemophilia  y transfusiones de sangre múltiples
  • malnutrición crónica
  • condiciones de vida extremadamente empobrecidas
  • terror psicosomático causado por un dianóstico VIH positivo
De hecho, el VIH puede ser enteramente inofensivo

- ¡y sus tratamientos  peor que inútil!

 El establishment del SIDA nos ha dicho que drogas tóxicas como AZT, DDI, DDC, e inhibidores de la proteasa utilizados para erradicar el VIH son tratamientos eficaces y válidos.
Los fármacos prescritos para tratar las infecciones VIH pueden ser la causa de muchas de las enfermedades que constituyen el SIDA. Muchos de los "efectos secundarios" de las actuales terapias combinadas son indistinguibles de los síntomas del SIDA. Se nos dice que ahora hay menos muertes de SIDA gracias a las nuevas terapias con "cócteles"  de inhibidores de proteasa.
Las estadísticas muestran que los casos de SIDA estaban declinando mucho antes de que los inhibidores de proteasa estuviesen disponibles. Debido al cambio de 1993 en la definición del SIDA (U.S.) más de la mitad de los actuales casos de SIDA no tienen enfermedad alguna. Se nos dice que "todos estamos en riesgo ante el VIH y el SIDA".
Al menos el 90% de la gente con SIDA siguen siendo de los grupos de riesgo originales: hombres gay, consumidores de drogas intravenosas, hemofílicos y receptores de transfusiones. Si el SIDA fuera una enfermedad contagiosa no podría permanecer casi enteramente dentro de los grupos de riesgo.  Se nos dice que los tests de anticuerpos VIH son acertados en un 100%.
Hay al menos 8 estándares oficiales en el mundo para "interpretar" el  "test VIH" . El resultado de su prueba puede ser interpretado como negativo o positivo dependiendo de donde viva usted o de si usted está en un " grupo de riesgo " o no. Hay también 60 condiciones no relacionadas con el VIH que pueden provocar que una persona dé un falso positivo en un "test VIH".  Y la lista de los hechos que no encajan en la teoría del VIH aumenta y aumenta... Los funcionarios, los científicos médicos, y los trabajadores sociales han aceptado el modelo infeccioso VIH/SIDA sin haberlo analizado a fondo y han desechado modelos alternativos sin haberlos considerado correctamente. 


 
Es la visión convencional del SIDA y su tratamiento la respuesta o parte del PROBLEMA?

HEAL sostiene que "VIH=SIDA=MUERTE" es FALSO



Fuente:

http://www.healtoronto.com/whatsp.html

This is your new blog post. Click here and start typing, or drag in elements from the top bar.
 
 
This is your new blog post. Click here and start typing, or drag in elements from the top bar.
Picture
Declaración jurada  de Perth Group en lo que respecta a la causa judicial del caso Paranzee en Adelaide, Australia.

El Documento es muy conciso aborda el aislamiento del virus, las pruebas de anticuerpos y  las pruebas de carga viral.
 
Los puntos finales en la sección de prueba de anticuerpos son;
  1. 48.  Por las razones expuestas, soy de la opinión, no hay ninguna base en las pruebas de anticuerpos a considerar Parenzee infectadas con un retrovirus.

  2. 49. Así llego a la conclusión que no hay pruebas científicas de que Parenzee transmitió un retrovirus para sus parejas sexuales.

    http://www.theperthgroup.com/LATEST/PGAffidavit.pdf

 
SIDA -DISIDENCIA 07/08/2010
 
Picture
Se conoce como disidencia del VIH los puntos de vista de quienes niegan que la causa del síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA) sea el virus de inmunodeficiencia humana (VIH). Algunos grupos disidentes niegan dicha causalidad, en tanto que otros incluso niegan la propia existencia del virus VIH.

En 1983 Luc Montagnier y en 1984 Robert Gallo expusieron sus trabajos iniciales respecto al sida!--este acrónimo va con minúsculas porque se ha convertido en un sustantivo común, debido al uso--, los cuales constituyeron la base de la teoría viral. Desde entonces surgieron críticas y explicaciones alternativas. La primera provino de Eleni Papadopulos-Eleopulos, líder del grupo de científicos The Perth Group, quien ya había propuesto una teoría oxidativa (sin ningún virus) como causa del sida.ref name=repetida_1http://www.theperthgroup.com/CONTINUUM/lookingback.html Eleni Papadouplos y su teoría oxidativa/ref Con posterioridad, el renombrado virólogo norteamericano Peter Duesberg también expuso sus críticas.refhttp://duesberg.com/papers/ch1.html Retroviruses as Carcinogens and Pathogens:Expectations and Reality, Cancer Research, Vol. 47, pp. 1199-1220,(Perspectives in Cancer Research), March 1, 1987. Este artículo, de 1987 fue la primera manifestación pública de las dudas de Peter Duesberg acerca de la patogenicidad del VIH/ref
fundamentales, que se distinguen por su consideración respecto del virus VIH:

* El VIH se acepta, pero como virus inocuo. La causa del sida no está en el virus sino en otros factores. Esta es la postura defendida, entre otros, por Peter DuesbergrefProc.Natl.Acad.Sci. USA,vol.88 p.1575-1579. February 1991/ref y Kary Mullis.refDancing naked in the mind field. Chapter 18 Case not closed. Pantheon books, New York 1998./ref

* El VIH se niega, porque no se ha demostrado su existencia según un determinado método de aislamiento de retrovirus (el VIH se supone retrovirus) que habría sido considerado por el Instituto Pasteur en 1973.refMétodo de aislamiento de retrovirus considerado en 1973 http://www.theperthgroup.com/OTHER/Toplin.pdf/ref Por tanto, la causa del sida también está en otros factores. Esta es la posición de The Perth Group, grupo de científicos australianos liderados por Eleni Papadopulos-Eleopulos, física nuclear que trabaja en el Departamento de Física Médica del Hospital Royal Perth.

Destacados disidentes del sida
* Eleni Papadopulos-Eleopulos, Física nuclear, Departamento de Física médica en el Royal Perth Hospital, Australia.refhttp://www.theperthgroup.com/CONTINUUM/lookingback.html Eleni Papadopulos y su teoría oxidativa del sida/ref
* Stefan Lanka, virólogo alemánrefhttp://www.virusmyth.net/aids/index/slanka.htm Información sobre S. Lanka/refref"Gallo y Montagnier mezclaron células cancerosas, que se sabía que producían grandes actividades de Transcriptasa inversa|retranscripción, con células de personas etiquetadas como sida, y ello precisamente con la finalidad de detectar la lógica alta actividad de retranscripción y proclamarla como prueba de la detección y el aislamiento (ambas cosas al mismo tiempo) de un nuevo virus. Pusieron un signo igual entre «detección del bien conocido efecto de retranscripción» y «existencia de un nuevo virus» y proclamaron que esto tenía algo que ver con las personas cuyas células usaron, diciendo que estaban infectadas... porque sus células habían sido coutilizadas en estos extraños experimentos." Fuente: http://free-news.org/diario01.htm/ref
* Peter Duesberg, Dr. Profesor de Biología molecular y celular, con un largo curriculum y hoy en activorefEl extenso curriculum de P. Duesberg, que vivió los acontecimientos de primera mano y fue acallado: http://duesberg.com/about/pdbio.html/ref
* Kary Mullis, Anexo:Premio Nobel de Química|Premio Nobel de Química, 1993.refhttp://www.virusmyth.net/aids/data/kmforeword.htm Prólogo de Kary Mullis al libro de Peter Duesberg Inventing the AIDS virus/refrefhttp://www.virusmyth.net/aids/data/cfmullis.htm INTERVIEW KARY MULLIS. AIDS; Words from the Front. By Celia Farber. Spin July 1994/refrefhttp://www.virusmyth.net/aids/data/ramullis.htm INTERVIEW KARY MULLIS Rethinking AIDS March/April 1994/refrefCapítulo Case not closed, en la autobiografía de Kary Mullis Dancing naked in the mind field/ref
* Roberto Giraldo, médico colombiano especialista en enfermedades infecciosas.refhttp://www.robertogiraldo.com Pagina web de Roberto Giraldo/ref
* Christine Maggiore, activista americana, autora del libro "What if everything you thought you knew about AIDS was wrong", y fundadora del sitio web aliveandwell.org. Murió el 27 de diciembre de 2008, según información oficial de una neumonía que llevaba siendo tratada seis meses, lo que haría pensar en el tipo de infección por Pneumocystis característica de los afectados por sida.refhttp://scienceblogs.com/insolence/2008/12/hivaids_denialist_christine_maggiore_die.php Muere Christine Maggiore, destacada activista disidente/ref Sin embargo, según su esposo Christine había sido diagnosticada de neumonía hacía una semana y media, y además murió repentinamente en su casa, no en un hospital, lo que haría pensar que su muerte fue debida a otras causas.
* Serge Lang, célebre matemático franco-norteamericano. En 1998 la editorial Springer-Verlag le publicó un texto, Challenges, donde expone, entre otros el caso sobre las hipótesis alternativasrefhttp://www.duesberg.com/viewpoints/hivcase-content.html Capítulo de "Challenges" referido a las hipótesis alternativas/ref y otro capítulo concretamente sobre el comportamiento de Robert Gallo|Gallo.refhttp://www.duesberg.com/viewpoints/gallocase-content.html Capítulo de "Challenges" que trata de R. Gallo/ref
* Harvey Bialy, biólogo molecular en activo, director de la "Virtual Library of Biotechnology for the Americas"refCurriculum de Bialy: http://free-news.org/hbialy00.htm/refrefhttp://www.reviewingaids.org/awiki/index.php/Harvey_Bialy Datos sobre Bialy en "reviewingaids.org"/ref

La organización Rethinking AIDS,refhttp://www.rethinkaids.info rethinkaids.info/ref fundada en 1991, mantiene una lista de 2639 personas, a fecha 07/01/2009,refhttp://www.rethinkaids.info/quotes/rethinkers.htm Lista en "rethinkaids.info"/ref que han firmado la petición de la organización para reevaluar la validez de la hipótesis ortodoxa de que el VIH es la causa del sida. En la lista hay médicos, farmacéuticos, virólogos, bioquímicos, estadísticos, matemáticos, periodistas, psicólogos y antropólogos, entre otras profesiones, así como estudiantes.

=El caso de Luc Montagnier=

Luc Montagnier está considerado como el co-descubridor del VIH, junto a Robert Gallo.

En 1990 Montagnier afirmó que el VIH no era capaz por sí solo de provocar sida.refhttp://www.virusmyth.net/aids/data/pdhunting.htm HIV & AIDS - On Virus Hunting - Book Review!-- Título generado por un bot --/ref Los disidentes apuntan que esta afirmación de Montagnier hizo escribir a Robert Gallo en 1993 que Montagnier estaba dando algo de apoyo a Peter DuesbergrefVirus Hunting, Página 297. Robert Gallo. Basic Books 1993.ISBN 0-465-09815-0/ref

En octubre de 1991 The Perth Group hizo saber a Montagnier la teoría oxidativa del sidarefhttp://www.theperthgroup.com/VARIOUS/MontagnierandPG1.htm The Perth Group informa a Montagnier de la teoría oxidativa del sida/ref Montagnier confirmó haber recibido los documentos pero no dio ninguna otra contestación. En los años posteriores, Montagnier ha propuesto repetidamente la oxidación como un co-factor importante en la patogénesis del sida, en lo que podría ser una apropiación indebida del trabajo de The Perth Group.

En 2008 Montagnier fue galardonado con el premio Nobel de Medicina por el "descubrimiento del virus VIH", 25 años después de dicho supuesto descubrimiento.

Argumentación de las teorías disidentes

=Crítica de la existencia del virus VIH=

La afirmación de que no está demostrada la existencia del virus VIH está sostenida principalmente por Eleni Papadopulos-Eleopulos y el alemán Stefan Lanka.

Eleni Papadopulos-Eleopulos, líder del grupo australiano The Perth Group, afirma que en los trabajos iniciales de Luc Montagnier (1983) y de Robert Gallo (1984), que llevaron al anuncio de la existencia del virus VIH, ni siquiera se publicaron fotografías de microscopio electrónico del supuesto nuevo virus en la banda 1,16 g/ml (banda en la que se sabía que se depositaban las partículas retrovirales tras aplicar la conocida técnica de centrifugación en gradiente de densidad), basándose únicamente en la detección de transcriptasa inversa en cultivos y sucesivos co-cultivos como prueba de "aislamiento" y "transmisión" del nuevo virus (llamado inicialmente LAV por Montagnier y HTLV-III por Gallo, antes de su nombre actual de virus VIH), la presencia de partículas de aspecto retroviral (no aisladas ni en la banda 1,16 g/ml) y la reacción de ciertas proteínas del material en la banda 1,16 g/ml con el suero de pacientes de sida. Papadopulos considera estos hechos como insuficientes para deducir la existencia de ningún nuevo retrovirus.

En 1997 Luc Montagnier concedió una entrevista al periodista Djamel Tahi en el Instituto Pasteur.refhttp://www.virusmyth.com/aids/hiv/dtinterviewlm.htm Entrevista de Djamel Tahi a Luc Montagnier/ref Según Papadopulos y The Perth Group, en dicha entrevista Montagnier confirma que no purificó (aisló) el virus VIH, y que cree que Gallo tampoco.

También en 1997 se publicaron las primeras fotos de microscopio electrónico del supuesto virus VIH en la banda 1,16 g/mlrefhttp://www.virusmyth.com/aids/news/purehiv.htm Supuestas fotos del VIH en la banda 1,16 g/ml/refref http://www.theperthgroup.com/OTHER/gluk Supuestas fotos del VIH en la banda 1,16 g/ml, mayor tamaño/refrefhttp://www.theperthgroup.com/OTHER/bess Supuestas fotos del VIH en la banda 1,16 g/ml, otro equipo de investigadores/ref

Archivo:Fotos del supuesto VIH purificado|center|450px|Fotos de microscopio electrónico supuestamente del VIH (partículas señaladas con una flecha) en la banda 1,16 g/ml (Gluschankof P. et al. 1997).

Poco después Eleni Papadopulos fue entrevistada por Christine Johnson, periodista independiente de Los Ángeles.refhttp://www.plural-21.org/sida/entrevistadrapapadopulos.html Entrevista a Eleni Papadopulos/ref Papadopulos sostiene que la existencia del virus VIH sigue sin estar demostrada, basándose en que las partículas de las fotos no están aisladas-purificadas, ni tienen todas las características morfológicas de los retrovirus. Además, los controles (cultivos paralelos no "infectados") no se habían llevado a cabo de modo correcto (puesto que no habían sido estimulados, y los cultivos supuestamente infectados sí).

Eleni Papadopulos afirma que en ningún momento en la investigación "VIH"-sida se han seguido la reglas necesarias y suficientes para demostrar la existencia de un nuevo retrovirus, acordadas por el Instituto Pasteur en 1973.refhttp://www.theperthgroup.com/OTHER/Toplin.pdf Método de aislamiento de retrovirus considerado en 1973/ref Dichas reglas consisten básicamente en aislar-purificar el supuesto retrovirus, caracterizarlo y demostrar que es infeccioso. No obstante, los expertos oficiales ya no dan validez a las reglas, considerándolas demasiado estrictas, u obsoletas frente a otras técnicas.ref http://www.rethinking.org/bmj/response_33660.html Brian Foley explica distintas técnicas para estudiar los virus (Debate de The British Medical Journal)/ref A esto The Perth Group contesta que dichas técnicas no pueden utilizarse a menos que anteriormente se hayan obtenido las proteínas virales (antígenos) y el genoma del virus, lo que requiere purificar el virus.refhttp://www.rethinking.org/bmj/response_33996.html The Perth Group responde a Brian Foley (Debate de The British Medical Journal)/ref

Stefan Lanka va más allá en la afirmación de que no está demostrada la existencia del VIH. Según él, la transcriptasa inversa es una enzima presente en todos los seres vivos y, puesto que esa es la base fundamental de la retrovirología, no se puede establecer que los retrovirus existan.refhttp://www.plural-21.org/sida/entrevistadrlanka.html Entrevista a Stefan Lanka/ref

* Por su parte, Peter Duesberg afirmó en 1996 que la identificación del virus se había probado con el más riguroso método científico,refhttp://www.virusmyth.com/aids/hiv/pdreplyep.htm Duesberg reclama el premio de la revista Continuum/ref en respuesta al desafío lanzado por la revista disidentes Continuum a quien demostrara el aislamiento del virus VIH. * verificar, esto es incorrecto

=Crítica a los tests de anticuerpos del VIH (tests conocidos como Prueba de VIH)=

==En qué consisten los tests==

Existen dos tipos de tests de anticuerpos del "VIH" de uso común: el ELISA y el Western blot (WB). En el test ELISA se produce un cambio de color al reaccionar una mezcla de proteínas (antígenos), supuestamente del "virus VIH", y los anticuerpos del suero de un paciente. Este principio es el mismo en los tests ELISA de cualquier generación, incluidos los más modernos. El test Western blot se utiliza para confirmar el test ELISA anterior. La diferencia principal entre estos dos tests es que en el Western blot las proteínas son separadas a lo largo de una tira, lo que permite que las reacciones entre los anticuerpos y las proteínas individuales puedan verse como ciertas bandas.refhttp://theperthgroup.blogspot.com/2008/11/en-qu-consisten-los-tests-del-vih_26.html En qué consisten los tests del VIH/ref

A cada una de estas bandas se las denomina con una "p" pequeña (de proteína) seguido de un número que indica el peso molecular de la proteína (en miles), por ejemplo la p24. En la mayoría de los países, el diagnóstico de una infección por VIH consiste en realizar un test ELISA inicial, que si da positivo se repite. Si da positivo repetidamente se procede a realizar un Western blot, que si también da positivo confirma la "infección por VIH".

Las proteínas del test de anticuerpos del "VIH" están supuestamente codificadas por tres genes, llamados gag, pol y env. Las proteínas son las siguientes:

gag

p18, p24, p39, p55

pol

p32, p53, p68

env

gp41, gp120, gp160 (glicoproteínas)

==No hay un criterio acordado internacionalmente==

The Perth Group afirma que el criterio de un resultado positivo en el test confirmatorio Western blot ha variado según el laboratorio, institución o país que se considere, y que en la actualidad no existe todavía un criterio acordado internacionalmente de qué es un positivo en dicho test.refhttp://www.virusmyth.com/aids/hiv/vtwbtests.htm Variación del criterio de "VIH positivo" en el test Western blot, según The Perth Group/ref

Archivo:Criterio VIH positivo en el test WB.gif|center|500px|Variación del criterio de "VIH positivo" en el test Western blot, según The Perth Group.

También afirma que los tests del VIH no detectan ninguna "infección por VIH", por dos motivos fundamentales: el primero es que de una reacción anticuerpo-antígeno no se puede deducir, sin mayores pruebas, que el anticuerpo haya sido originado por dicho antígeno; el segundo es que no está probado que los antígenos (proteínas) pertenezcan a ningún "virus VIH", puesto que tampoco está demostrada la existencia del mismo virus.refhttp://theperthgroup.blogspot.com/2008/11/los-tests-del-vih-no-detectan-ninguna.html Los tests del "VIH" no detectan ninguna "infección" por "VIH", The Perth Group/ref

==Resulta imposible determinar la precisión de los tests==

The Perth Group también dice que resulta imposible determinar la precisión (sensibilidad y especificidad) de los tests, ya que no se han comparado (homologado) con el llamado "estándar oro", que en este caso sería el aislamiento del virus VIH. En el folleto que el propio laboratorio Abbott incluye en sus tests de anticuerpos de VIH se puede leer: "Actualmente no hay patrón reconocido para establecer la presencia o ausencia de anticuerpos del VIH-1 y VIH-2 en sangre humana".refhttp://www.profesionalespcm.org/SIDA/testAbbott.html Imagen del prospecto del test AXSYM/ref

Archivo:Aviso en test del VIH 2.gif|center|500px|Aviso en el test del VIH del laboratorio Abbott

The Perth Group sí admite que un positivo a los tests del "VIH", dentro de los llamados "grupos de riesgo", como pueda ser el de los homosexuales, significa una mayor probabilidad de desarrollar enfermedades, incluidas las pertenecientes al sida, si no se toman medidas para evitarlo.

Robert Maver (FSA, MAAA), actuario de seguros (w:en:Actuarial science|enlace en inglés), publicó un textorefRevista Parade, 28 de marzo de 1993/ref en el cuál afirmó que el riesgo de ser considerado como falso positivo es 5 veces superior a las posibilidades de ser un positivo real al test.ref http://free-news.org/rmaver01.htm Entrevista con Robert Maver/ref

=Crítica a las pruebas de carga viral=

Las pruebas de carga viral se realizan mediante un tipo especial de reacción en cadena de la polimerasa, la RCP cuantitativa (En inglés PCR, Polymerase Chain Reaction).

Para The Perth Group utilizar el término "carga viral" supone afirmar que el ARN que se mide es de un retrovirus. Sin embargo, para ello es necesario haber aislado con anterioridad las partículas virales, debido a que las células en las que los virus se replican también contienen ARN. Puesto que el material que se dice que es "virus VIH" no ha sido aislado no es posible decir que un ARN determinado sea del "VIH". De hecho, no hay ninguna relación conocida entre la "carga viral" (número de moléculas de ARN) y el número de partículas de "VIH" que habría en la sangre, puesto que hasta el día de hoy nadie ha publicado ninguna fotografía de microscopio electrónico que demuestre la existencia de alguna partícula viral en la sangre de algún paciente de sida. Por tanto, el término "carga viral" carece de fundamento y es engañoso.refhttp://www.theperthgroup.com/RESPONSE/PGAffidavit.pdf The Perth Group y la carga viral: APARTADO C. VIRAL LOAD TESTS./ref

Peter Duesberg ha dicho con respecto a la PCR:

:La técnica PCR es una tecnología que amplifica incluso las más pequeñas cantidades de cualquier secuencia específica de ADN......Pero, al contrario que lo que afirman algunos científicos especializados en VIH, esto no constituye aislamiento del verdadero virus y no cumple con el Postulados de Koch|segundo postulado de Koch. Es sólo la detección de genoma durmiente de ADN, o fracciones de genomas virales, dejados atrás por infecciones que ocurrieron años atrásrefInventing the AIDS virus, página 180/ref
(esto no debe interpretarse como duda por parte de P. Duesberg acerca de la existencia del VIH, puesto que él mismo reclamó la recompensa ofrecida por la revista disidente Continuum a quien encontrara en la literatura científica la demostración de su existencia real, alegando que se ha hecho y con los mejores recursos científicos disponibles)

Por otra parte, el manual del test COBAS® AmpliPrep/COBAS® AMPLICOR HIV-1 MONITOR Test, v1.5, para medir carga viral, dice que The COBAS® AmpliPrep/COBAS® AMPLICOR HIV-1 MONITOR Test, v1.5 is not intended to be used as a screening test for blood or blood products for the presence of HIV-1 or as a diagnostic test to confirm the presence of HIV-1 infection .refhttp://molecular.roche.com/diagnostics/virology/products_virology_13.html COBAS® AmpliPrep/COBAS® AMPLICOR HIV-1 MONITOR Test, v1.51/ref Además, el Centers for Disease Control (CDC) americano afirmó que In adults, adolescents, and children infected by other than perinatal exposure, plasma viral RNA nucleic acid tests should NOT be used in lieu of licensed HIV screening tests (e.g., repeatedly reactive enzyme immunoassay). In addition, a negative (i.e., undetectable) plasma HIV-1 RNA test result does not rule out the diagnosis of HIV infection.refcita web|url=http://www.cdc.gov/mmwr/Preview/mmwrhtml/rr4813a2.htm|título=Appendix: Revised Surveillance Case Definition for HIV Infection*!--Título generado por Muro Bot--/ref

=Crítica a los antiretrovirales=

==Crítica a los antiretrovirales en general==

The Perth Group argumenta que puesto que no está demostrada la existencia del virus VIH, no debería ser necesario tratar a ningún paciente con antiretrovirales, sino en todo caso con antioxidantes. No obstante, no descartan que los antiretrovirales puedan tener beneficios clínicos, actuando de un modo distinto a como simples antiretrovirales.refhttp://www.rethinkingaids.com/Challenges/Moore-Perth.html Crítica de The Perth Group a los antiretrovirales: Since in our view at present no evidence exists that AIDS.../ref

==Crítica al AZT==

The Perth Group afirma que el AZT, dadas sus propiedades farmacológicas, no es posible que tenga ningún efecto antiretroviral. Que tampoco previene la "transmisión" madre a hijo, y que es tóxico a todas las células, pudiendo causar algunos casos de sida.

Peter Duesberg también afirma que el tratamiento con AZT podría provocar inmunodeficiencia.refhttp://duesberg.com/articles/azt.html Colección de artículos disidentes sobre el AZT, incluye imagen de la etiqueta con la calavera y las tibias cruzadas/ref Duesberg, junto con el periodista John Lauritsen, escribió un libro en 1990 en el cual se argumentaba sobre la toxicidad y capacidad de producir inmunosupresión del AZTref Poison by Prescription: The AZT Story, John Lauritsen y Peter Duesberg, Pagan Press, 1990. ISBN 0-943742-06-4./ref

En el citado libro se afirma:

:Los pacientes que reciben AZT reciben poco más que cápsulas blancas rodeadas de una banda blanca. Pero todas las veces que los investigadores del laboratorio encargan otro lote para hacer experimentos, reciben una botella con una etiqueta especial. Un símbolo de una calavera y dos tibias aparece sobre un fondo naranja brillante, lo cual significa que es un riesgo químico inusual. La etiqueta aparece en botellas conteniendo tan poco como 25 miligramos de AZT, una pequeña fracción de (1/20 a 1/50) de la dosis diaria prescrita al paciente. La advertencia adjunta revela secretos que no son comunicados al ignorante paciente:

:(Bote original de AZT de laboratorio -ver imagen adjunta-) La etiqueta reza: TÓXICO: Tóxico por inhalación, en contacto con la piel y si es ingerido. Órganos blanco: Sangre, Médula ósea. Si no se encuentra bien, busque asistencia médica (enseñe la etiqueta si es posible). Llevar ropa de protección adecuadarefInventing the AIDS virus, página 324/ref

Tratamientos alternativos

Según The Perth Group, el sida tiene su origen en la oxidación a nivel celular, la descompensación oxidativa (mayor oxidación que reducción), por lo que el tratamiento alternativo tendría como objetivo frenar la oxidación del enfermo, simplemente evitando los factores oxidantes o bien requiriendo el uso de agentes reductores o antioxidantes, especialmente los del grupo SH (sulfidrilos), como puedan ser el glutatión y la cisteína.refhttp://www.theperthgroup.com/SCIPAPERS/reappraisalofaids.html Eleni Papadopulos-Eleopulos: Reappraisal of Aids:
Is the Oxidation Induced by the Risk Factors the Primary Cause?/refrefhttp://www.theperthgroup.com/SCIPAPERS/oxstresshivaids.html The Perth Group: Oxidative Stress, HIV and AIDS/ref

Luc Montagnier también menciona la oxidación como co-factor, y la disminución de glutatión.refSobre virus y hombres, Luc Montagnier, página 153, 154 y 155/refrefhttp://foros.chueca.com/SForums/$M=readthread$TH=7459476$F=39176$ME=15999229 Montagnier y la oxidación/ref

El doctor Roberto Giraldo apunta a factores tóxicos y nutricionales como la causa del sida.

Cronología del movimiento disidente
* 1984: Eleni Papadopulos-Eleopulos lleva su teoría oxidativa sobre el sida, sin ningún virus, a un comité científico, antes incluso de que el americano Gallo anunciase el virus del sida. Una vez ocurrido este hecho, se indico a Eleni que reescribiese su teoría teniendo en cuenta tal hecho. Su documento revisado fue rechazado por Nature y no consiguió que fuese publicado hasta 1988, en Medical Hypotheses (ver abajo)ref name=repetida_1 /
* 1984: Casper Schmidt publica el artículo The Group-Fantasy Origins of AIDSrefSchmidt, Casper G. http://www.virusmyth.net/aids/data/csfantasy.htm The Group-Fantasy Origins of AIDS. The Journal of Psychohistory (Summer 1984)./ref en el Journal of Psychohistory. Schmidt afirmó que el sida es un ejemplo de histeria epidémica en el cual grupos de personas escenifican inconscientemente conflictos sociales, y compara al sida con casos documentados de histeria epidémica del pasado, que se creyó erróneamente, como la lepra, que eran de naturaleza infecciosa. La inmunodepresión tendría raíces psicogénicas derivadas de un complejo de culpa, concentrado en ciertos sectores de la población norteamericana por una ola de reacción conservadora a la liberación de las costumbres, dirigida contra ciertas minorías elegidas como chivo expiatorio. Esto implica que una vez que el grupo piense que ya tiene suficiente, la publicidad del nuevo mensaje a través de los medios bastará para, tras un plazo apropiado para que se recuperen los linfocitos T, la epidemia pueda darse por terminada, volviendo la incidencia a simples niveles endémicos. C. Schmidt murió de sida en 1994,refYoung, I. http://www.virusmyth.com/aids/hiv/iyinterviewcs.htm The psychohistorical origins of AIDS. An interview with Casper Schmidt/ref pero su artículo de 1984 sigue siendo citado para hacer dudar del origen físico del mal.
* 1987: Peter Duesberg cuestiona por primera vez la hipótesis oficial en su artículo Retroviruses as Carcinogens and Pathogens: Expectations and Reality,refDuesberg, Peter H. http://www.duesberg.com/papers/ch1.html Retroviruses as Carcinogens and Pathogens: Expectations and Reality. 1987. Cancer Research, Vol. 47, pp. 1199-1220 (Perspectives in Cancer Research), March 1, 1987/ref publicado en la revista Cancer Research.
* 1988: The Perth Group consigue publicar su primer artículo revisado poniendo en duda aspectos de la hipótesis oficial. Según su punto de vista no hay razones convincentes para preferir la hipótesis de la causa viral del VIH sobre una hipótesis basada en la actividad de agentes oxidantes (Medical Hypotheses (1988) 25: 151-162).refPapadopulos-Eleopulos, Eleni. http://www.gaiaresearch.co.za/Med%20Hypoth%2088.pdf Is the Oxidation Induced by the Risk Factors the Primary Cause? (1988). Medical Hypotheses 25: 151-162 Reappraisal of AIDS/ref
* 1990: El Dr. Robert Root-Bernstein publicó su primer artículo revisado con sus objeciones contra la hipótesis oficial, titulado Do we know the cause (s) of AIDS?refRoot-Bernstein, Robert S. http://www.virusmyth.net/aids/data/rrbdowe.htm Do we know the cause(s) of aids? (1990). Perspectives in Biology and Medicine Summer 1990, 33:480-500/ref (Perspectives in Biology and Medicine). Más tarde Root-Bernstein modificó su posición, ante la evidencia de la eficacia terapéutica de los antivirales, aunque investiga y promueve la investigación de cofactores, que considera fundamentales para el desarrollo del síndrome.ref name=Couturier&al_2005cita publicación|autor= Couturier, J. P. & Root-Bernstein, R. S.|título= HIV may produce inhibitory microRNAs (miRNAs) that block production of CD28, CD4 and some interleukins|revista= J Theor Biol|año= 2005|páginas= 169-84|volumen= 235|número= 2/ref
* 1990: Luc Montagnier, "co-descubridor del VIH", según los oficialistas, opina en la conferencia internacional de sida de San Francisco que el VIH por sí solo no es causa suficiente para el sida, postulando la necesidad de cofactores para el desarrollo de la enfermedad. Montagnier citó varios argumentos disidentes : la latencia del VIH, el hecho de que nunca (ni aún en pacientes que están muriéndose de sida) estén infectadas más de una de cada 500 Células T y la incapacidad del VIH para matar esas células T. Robert Gallo atacó públicamente a Montagnier, acusándole de reforzar la posición disidentes : "This surprising view which has been chiefly presented in press conferences, has given, and may do so for a while, added longevity to confused and confusing (to others) arguments that HIV is not the primary cause of AIDS." (p. 286) "In short, he has lent some support to Duesberg..." (p. 297),refFuente: http://www.virusmyth.net/aids/data/pdhunting.htm "Virus Hunting"/ref
* 1991: Se establece el Group for the Scientific Reappraisal of the HIV-AIDS Hypothesisrefhttp://www.reviewingaids.org/awiki/index.php/Group_for_the_Scientific_Reappraisal_of_the_HIV/AIDS_Hypothesis Más información sobre ello./ref (Grupo para la revaluación científica del sida), enviándose su propuesta de revaluación a varias revistas. Cuatro años más tarde, la propuesta del grupo se publicó en la revista Science (Baumann et al., 1995).
* 1993: The Perth Group consigue publicar en la revista Bio/Technology un artículo en donde exponen que los tests del VIH no prueban ninguna infección por el "virus VIH".refhttp://www.theperthgroup.com/SCIPAPERS/biotek8.html The Perth Group: Is a positive Western blot proof of HIV infection?/ref
* 1996: La revista disidente Continuum ofreció un premio de 1000 libras a quien pudiese probar el aislamiento del virus VIH. En mayo de ese año, Peter Duesberg reclamó el premio diciendo que el "VIH" se había aislado mediante el más riguroso método científico, basándose en los "clones moleculares del virus". A esto respondieron The Perth Group y Stefan Lanka, negando que el virus haya sido aislado. Duesberg hizo una contrareplica y The Perth Group y Lanka respondieron de nuevo.refPremio de 1000 libras concedido por la revista Continuum a quien pruebe el aislamiento del VIH http://www.virusmyth.com/aids/award.htm/ref
* 1998: The Perth Group fue invitado a la 12ª Conferencia Mundial del Sida, en Ginebra. Hizo una presentación de su posición científica.refhttp://www.theperthgroup.com/PRESENTATIONS/GENEVA/index.htm Presentación de The Perth Group en la 12ª Conferencia Mundial del Sida de Ginebra/ref
* 2000: Thabo Mbeki se convierte en el primer jefe de Estado favorable a que se produzca un debate entre representantes del consenso científico y disidentes . Se produce entonces la declaración de Durban.
* 2003: Comienza un debate en un foro de la web de The British Medical Journal. Participan Brian T. Foley, Christopher J. Noble y Nicholas Bennett como representantes del consenso científico, y David Rasnick y The Perth Group como los más destacados en la parte disidente.refhttp://bmj.bmjjournals.com/cgi/eletters/326/7387/495 Debate del Sida en The British Medical Journal/ref El debate dura hasta abril de 2005.
* 2006: Se produce en Australia el juicio de apelación de Chad Parenzee, hombre acusado de transmitir el virus VIH a varias mujeres. Los peritos de la defensa son The Perth Group (Eleni Papadopulos-Eleopulos y Valendar F. Turner). Finalmente el juez desestima los argumentos de la defensa, desacreditando a The Perth Group.
* 2009: En septiembre The Perth Group se separa de la organización Rethinking AIDS por lo que ellos consideran "diferencias irreconciliables tanto científicas como éticas". En la propia página inicial de la web de The Perth Group se anuncia esta decisión. Se oficializa así, el cisma de la disidencia

Difusión en prensa

El periodista Neville Hodgkinson publicó una serie de artículos criticando la versión oficial en el periódico británico The Sunday Times.refhttp://www.virusmyth.net/aids/data/nhpositive.htm AIDS: CAN WE BE POSITIVE?/refrefhttp://www.virusmyth.net/aids/data/nhbabies.htm BABIES GIVE LIE TO AFRICAN AIDS/refrefhttp://www.virusmyth.net/aids/data/nhafrican.htm AFRICAN AIDS: TRUE OR FALSE?/refrefhttp://www.virusmyth.net/aids/data/nhplague.htm THE PLAGUE THAT NEVER WAS/refrefhttp://www.virusmyth.net/aids/data/nhcry.htm CRY, BELOVED COUNTRY
How Africa Became the Victim of a Non-Existent Epidemic of HIV/AIDS/ref

En España, en el verano de 1997 el desaparecido Diario 16refNoticias en los media, dossier./ref publicó una larga serie de artículos críticos con la hipótesis oficial.http://free-news.org/index01_noticias-pag.htm

El consenso científico

El 23 de abril de 1984 la secretaria de salud norteamericana Margaret Heckler convocó una rueda de prensa con Robert Gallo en la que se presentó a la prensa la que pasaría a ser la teoría aceptada mayoritariamente sobre la causa del sida.

:Margaret Heckler: Se ha encontrado la causa probable del sida, una variante de un conocido virus que produce cáncer en el ser humano, llamado HTLV-III

Dentro de la comunidad científica existe un amplio consenso sobre la relación VIH/sida, y aunque todavía existen varios aspectos de la enfermedad que se desconocen, se considera que la información que establece la relación causal entre el VIH y el sida es contundente.

Las teorías disidentes son calificadas de pseudociencia|pseudocientíficas por la mayoría de la comunidad científicaref name=Makgoba_2000cita publicación|autor= M. W. Makgoba|título= HIV/AIDS: the peril of pseudoscience|revista= Science|año= 2000|páginas= 1171|volumen= 288|número= 5469/refref name=Makgoba_2002cita publicación|autor= M. W. Makgoba|título= Politics, the media and science in HIV/AIDS: the peril of pseudoscience|revista= Vaccine|año= 2002|páginas= 1899-1904|volumen= 20|número= 15/ref, porque ignoran la existencia de la gran cantidad de evidencia empírica a favor de la relación VIH-sida y en contra de sus propias hipótesis. Consideran además que las hipótesis no cumplen requisitos científicos básicos: no cumplen la estrategia heurística de la navaja de Occam, no aportan evidencia empírica que demuestre anomalías en las teorías consolidadas, eligen la evidencia de forma selectiva para validar las hipótesis, y se basan en conocimientos obsoletos sobre virología.

Gran parte de la comunidad científica cree que la posición de aquellos que niegan la existencia del VIH o su relación con la enfermedad, va en desmedro de la adopción de medidas preventivas y terapéuticas adecuadas, un ejemplo de ello fue la crisis humanitaria que sufrió Sudáfrica, tras el apoyo de estas teorías. En respuesta a las hipótesis disidentes, en julio del 2000, más de 5000 científicos firmaron una declaración, conocida como la declaración de Durban, que tuvo como objetivo difundir en lenguaje comprensible los datos considerados como más probados sobre la enfermedad.ref name=repetida_2http://www.aids.org/atn/a-346-03.html aisd.org Declaración de Durban (inglés)/ref

Según el consenso científico, los partidarios de las teorías disidentes no ofrecen explicaciones científicamente convincentes de por qué muchos seropositivos desarrollan sida antes de empezar con el tratamiento, al cual suelen atribuir el síndrome.

=Declaración de Durban=

En julio de 2000, más de 5.000 científicos firmaron una declaración, conocida como declaración de Durban,ref name=repetida_2 / en respuesta a los disidentes del sida, reafirmando el consenso científico de que el VIH es la causa del sida. La declaración tuvo como objetivo difundir en lenguaje comprensible la información mejor contrastada sobre el asunto. Participaron de la declaración varios premios Nobel y directores de institutos de investigación, academias y sociedades médicas, que incluyen a la Organización Europea de Biología Molecular, el Instituto Pasteur, la Academia de Ciencias Médicas del Reino Unido, el Instituto Max Planck, la Sociedad del Sida de India, el Instituto Nacional de Virología de Sudáfrica, la Sociedad de Clínicas de VIH de África del Sur, el Instituto de Medicina de Estados Unidos, la Sociedad Real de Londres y la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos, entre otros institutos y organizaciones. Para una mayor transparencia, se requirió que no firmaran científicos vinculados a la industria farmacológica.

La declaración, que fue publicada en la revista Nature, afirma que aunque todavía existen varios aspectos de la enfermedad que se desconocen, la información que establece la relación causal entre el VIH y el sida es contundente:

* Los pacientes con síndrome de inmunodeficiencia adquirida, sin importar dónde vivan, están siempre infectados con el VIH.
* Si no se trata, la mayor parte de la población con VIH muestra síntomas del sida al cabo de un tiempo que varía entre 5 y 10 años después del contagio. La infección se identifica en sangre mediante la detección de anticuerpos, secuencias genéticas o aislamiento viral. Estos test son tan efectivos como los usados para detectar otras infecciones virales.
* Las personas que reciben sangre contaminada o productos sanguíneos contaminados con VIH desarrollan sida, mientras que aquellos que reciben sangre o productos sanguíneos no contaminados no desarrollan la enfermedad.
* La mayor parte de los niños que desarrollan la enfermedad nacen de madres infectadas con VIH. A mayor carga viral en la madre aumentan las probabilidades de que el bebé se infecte.
* En pruebas in vitro, el VIH infecta el mismo tipo de células de la sangre (linfocitos CD4) que la enfermedad ataca en los pacientes con sida.
* Las drogas que impiden la replicación del VIH in vitro también reducen la carga viral en humanos y retrasan o impiden la aparición del sida. Cuando está disponible, el tratamiento reduce la mortalidad por sida en más de un 80%.

==Contrarréplica de los disidentes==

The Perth Group replicó a la Declaración de Durban, aunque fue rechazada por Naturerefhttp://www.theperthgroup.com/REJECTED/DDDECrn.html Replica de The Perth Group a la Declaración de Durban/ref

Referencias
Listaref

Véase también
* Sida
* VIH
* Prueba de VIH
* Peter Duesberg
* Robert Gallo
* Luc Montagnier
* Kary Mullis
* Eleni Papadopulos-Eleopulos
* David Rasnick
* Harvey Bialy

Enlaces externos

=En español=

==Punto de vista disidentes==

* http://ThePerthGroup.blogspot.com Planteamiento científico de The Perth Group traducido al castellano
* http://www.robertogiraldo.com/esp/index.html RobertoGiraldo.com (Roberto Giraldo es un médico especializado en enfermedades infecciosas disidentes del consenso científico).
* http://www.plural-21.org/index.php Plural-21
* http://free-news.org/index01.htm Freenews: sección Sida
* http://www.geocities.com/la_cou/sida/ "Sida: no hay consenso"
* http://www.geocities.com/monarcasargentina/ "El sida sí se cura" (Monarcas Argentina)
* http://www.monarcasmexico.org/ Movimiento Nacional Para el Replanteamiento Científico del Sida (Monarcas México)
* http://www.laverdaddelsida.com/ "La verdad del sida" Movimiento Nacional para el Replanteamiento Científico del Sida (Monarcas Perú)

==Críticas desde el consenso científico==

* Curso en Wikilearning que matizadamente termina concluyendo "contra" las posturas disidentes : http://biblioweb.sindominio.net/escepticos/sida/ "Sida: las hipótesis alternativas"
* http://66.102.9.104/search?q=cache:gdFeL3WpGe0J:blogs.elcorreodigital.com/index.php/magonia/2006/03/29/+%22autodenominados+disidentes+del+sida%22&hl=es&gl=es&ct=clnk&cd=1 Artículo peridístico de presentación de libro crítico con el punto de vista Minoritario

=En inglés=

==Punto de vista disidentes==
* http://www.theperthgroup.com The Perth Group (en inglés)
* http://www.reviewingaids.org/awiki/index.php/List_of_dissident_websites Larga lista de sitios web acerca de las hipótesis "alternativas" (en inglés)
* http://www.virusmyth.com Virusmyth.com (extenso recopilatorio de distintas disidencias) (en inglés)
* http://www.duesberg.com Duesberg.com (cuestionamiento a la teoría actual) (en inglés)
* http://www.rethinkaids.info/thecd/hivaids.pdf Artículo fundamental de Duesberg publicado en Pharmacology & Therapeutics 55: 01?277, 1992 (en inglés)
* http://www.theothersideofaids.com/ The Other Side of AIDS Película documental presentando a disidentes y a representantes del consenso científico (en inglés)
* http://www.aras.ab.ca/ Alberta Reappraising AIDS Society (en inglés)
* http://www.aliveandwell.org/ Alive & Well AIDS Alternatives! (en inglés)
* http://www.harpers.org/OutOfControl.html Celia Farber: Out of Control, AIDS and the corruption of medical science

==Críticas desde el consenso científico==

* http://www3.niaid.nih.gov/topics/HIVAIDS/Understanding/connectionResources.htm National Institute of Allergy and Infectious Diseases (NIAID): Focus on the HIV-AIDS Connection
* http://www.aidstruth.org AidsTruth.org
* http://www.avert.org/evidence.htm AVERT.org: Evidence that HIV causes AIDS
* http://www.aegis.com/topics/aids_debate.html AEGiS: News and Views on AIDS Causality
* http://www.aidsmap.com/en/docs/40ECF10A-40D0-44B1-9D7F-02F434181737.asp Aidsmap: Dissident views
* http://www.sciencemag.org/feature/data/cohen/cohen.dtl Series of articles published in Science magazine debunking dissident claims
* http://www.cdc.gov/hiv/pubs/faq/hivaids.htm Enlace a texto del CDC The Evidence That HIV Causes AIDS
* http://www.skepticfiles.org/skmag/32harris.htm The AIDS Heresies. A Case Study in Skepticism Taken Too Far. By Steven B. Harris, M.D. Skeptic Magazine

This is your new blog post. Click here and start typing, or drag in elements from the top bar.
 
 
Picture

Por ESTHER SAMPER (SHORA) Actualizado 03-09-2009 20:17 CET Centenares de enfermedades matan a miles o millones de personas cada año, pero pocas son las elegidas para alcanzar el podio de la fama mediática mundial. Para lograrlo, son necesarios varios ingredientes imprescindibles y algún condimento adicional.

La gripe A es todo un ejemplo paradigmático de enfermedad mediática. Tanto es así, que el virus se transmite casi tan rápido entre las personas como entre las noticias de los distintos medios de comunicación. Muchos piensan que todo este bombardeo epidémico-informativo responde sólo a intereses económicos y farmacéuticos. La realidad, sin embargo, es mucho más compleja que todo eso y tiene su causa en múltiples facetas de la naturaleza humana. Para que una enfermedad llegue a los titulares de todo el mundo debe cumplir una serie de requisitos imprescindibles. Después podrá tener algún factor adicional que le ayude más o menos a conseguir aún más publicidad. La enfermedad de las vacas locas, la gripe aviar o el síndrome respiratorio agudo severo han sido también algunas de las elegidas para entrar en el podio de la fama. ¿Cuáles son los requisitos para que una enfermedad sea famosa?

— La enfermedad debe ser completamente nueva o, en su defecto, una variante "especial" de una enfermedad conocida desde siempre El misterio, el miedo y la incertidumbre que provoca una enfermedad no conocida hasta el momento despierta mucho interés en prácticamente todas las personas. Por su carácter actual, se convierte inmediatamente en noticia y tiene mucho éxito en los medios de comunicación ante la audiencia. Estos medios, al comprobar el interés de su audiencia por las noticias relativas a la enfermedad responden con más noticias e información respecto a ella. Mientras una enfermedad "venda", los medios intentarán dar la mayor cantidad de noticias con distintos enfoques sobre ella. Las enfermedades rutinarias, las que se llevan padeciendo desde siempre, no levantan tanta expectación, no suelen ser noticia. En cambio, una enfermedad nueva, de la que inicialmente se conoce muy poco, atrae con facilidad la atención de todo el mundo.

— La enfermedad no debe tener cura o prevención asegurada por el momento (aunque pueda tenerla después) Una enfermedad que tiene cura o forma de prevención y que está accesible para nuestro entorno no recibe demasiada atención. Sólo cuando una enfermedad afecta a las personas de una población y éstas no tienen medios eficaces para defenderse contra ella es cuando recibe el suficiente interés.

— La enfermedad debe percibirse como cercana (es decir, debe aparecer en el primer mundo) Dejémonos de hipocresías sin fundamento. De la misma forma que no todas las enfermedades reciben el mismo interés, tampoco todas las muertes reciben la misma importancia. En términos de empatía, el impacto emocional causado por la muerte de una persona por gripe de nuestro entorno es mucho mayor que la muerte de un zimbabuense anónimo por malaria. Las enfermedades que causan muertes en el primer mundo reciben mucha mayor atención que las que aparecen en las regiones más pobres, aunque en estas últimas maten a muchísima más gente.

De esta manera, una enfermedad que mata o provoca enfermedades a personas de nuestro entorno recibe mayor interés, no sólo porque nos afecta de cerca sino porque también se contempla la posibilidad (consciente o no) de que nosotros también podamos sufrirla.

— La enfermedad debe ser infecciosa y dar indicios de que sea capaz de extenderse entre la población con facilidad (otra cosa es que al final lo logre) Para que una población centre y mantenga su atención en una enfermedad, debe percibir que se está extendiendo sin apenas control, que van aumentando el número de enfermos y de muertes. El hecho de traspasar fronteras y que existan enfermos por todo el globo le da un tinte de interés adicional.

El número de muertes que se produzcan con respecto al número de enfermos (virulencia) influye también en la importancia mediática que reciba la enfermedad. Cuanto mayor sea la virulencia, más probabilidades de que reciba mayor atención por parte de los medios y de la población en general.

— Un poco de exceso de celo de las organizaciones sanitarias (principalmente OMS) para proteger a la población Las autoridades sanitarias, ante enfermedades nuevas, prefieren pecar de prudentes antes que no tomar las suficientes medidas y arrepentirse por ello. Por esa razón, cuando aún no se conoce mucho las características de una enfermedad, es frecuente que tomen medidas en exceso antes que en defecto: estimar cifras exageradas de muertos que no se llegan a dar, emplear múltiples y diversos sistemas de prevención... . Estas medidas llaman mucho la atención de la población y pueden contribuir a la fama de una enfermedad.

— Algo de tratamiento amarillista y/o alarmista de la enfermedad en los medios de comunicación Nada da más empujón mediático a una enfermedad que la exageración o manipulación de los datos sobre ésta en las noticias. Si la mayoría de los medios de comunicación no dejan que la realidad les estropee una buena historia, tampoco van a dejar que los datos epidemiológicos les pisoteen una buena enfermedad mediática cuando, encima, sólo aparece una de vez en cuando.

— Debe haber muertes a la luz de los focos Como hemos mencionado antes, una alta virulencia garantiza el interés de los medios y de los lectores/oyentes/espectadores. Aún así, no es un requisito imprescindible. Si una enfermedad tiene una baja virulencia (provoca relativamente pocas muertes) pero todas y cada una de las muertes que provoca son anunciadas e, incluso, narradas y televisadas con nombre y apellidos, se percibe la enfermedad como más grave y virulenta de lo que es en realidad. Las muertes trágicas de bebés y embarazadas son las que más empatía despiertan y, por tanto, más recrudecen la visión de una epidemia.

— Si hay conspiraciones o polémicas alrededor de la enfermedad, mucho mejor Una enfermedad mediática no sólo lo es por la cantidad de enfermos o muertos que pueda causar, también ayuda mucha el hecho de que vaya acompañada de una gran polémica o de conspiraciones. En el caso de las vacas locas, se despertó una gran polémica sobre la fabricación del pienso y la seguridad alimentaria lo que motivó, a su vez, que la enfermedad de Creutzfeldt-Jakob fuera más famosa.

La evidente relación existente entre la gripe A y los beneficios económicos de determinadas empresas farmacéuticas ha motivado que se hable aún más de la enfermedad y surjan diversas conspiraciones (creación del virus en algún laboratorio, por ejemplo). Una graciosa paradoja, pues aquellos que critican la enorme publicidad que recibe la gripe A por oscuros intereses también están dándole publicidad a la misma, pero a su manera. Es lo que se denomina metainformación (información de la información). La gripe A no sólo ha conseguido que hablen mucho de ella, también ha tenido gran éxito en que las personas hablen sobre los que hablan de ella y sobre sus motivaciones e intereses (como también es el caso de este artículo).

¿Cuáles son los antídotos contra las enfermedades mediáticas? Las opciones para que una enfermedad deje de ser mediática son las siguientes:

  1. Conseguir la cura o vacuna de la enfermedad
  2. Que la enfermedad termine desapareciendo por sí misma
  3. Dar información alertando y no alarmando, aportando datos objetivos y contrastados. Eliminar aquellos datos morbosos que no son de interés informativo.
Debido a las peculiaridades de nuestra sociedad, es más probable que se dé lo primero, lo segundo, o lo primero y lo segundo todo junto, que lo tercero.

This is your new blog post. Click here and start typing, or drag in elements from the top bar.
 
 
Picture
(1) En relación con el “SIDA”:

“CDC. MMWR 1981; 30:250”


 

1.CDC. MMWR 1981;30:250
CDC. MMWR 1981;30:305
Ann Intern Med 1985;103:210



Históricamente, la ocurrencia de
SIDA está ligada temporalmente con la infección por VIH. En los EEUU, el primer caso de SIDA fue reportado en 1981 en varones homosexuales en Nueva York y California. Además en un estudio retrospectivo (Jaffe et al. 1985) en el cual examinaron muestras congeladas de sangre de una cohorte de6875 hombres homosexuales de San Francisco en las que se evidenció anticuerpos anti-VIH tan temprano como 1978. Se concluye en este estudio que en el seguimiento posterior de 6 años (1978-1984) dos tercios de los pacientes fueron infectados por VIH y aproximadamente un tercio, en 1984, tenía condiciones clínicas relacionadas al SIDA. Se ve claramente una sucesión temporal entre seropositividad al VIH y SIDA.

 

(2) En relación con el “VIH”:

“Es archiconocido que la primera evidencia de la asociación causal entre VIH y
SIDA provino de los trabajos realizados por el Dr. Luc Montagnier y el Dr. Robert Gallo durante 1983 y 1984 respectivamente. Sin embargo ambos grupos de investigación no fueron los únicos que demostraron la existencia de un retrovirus como causa del SIDA.

El grupo de trabajo del Dr. Jay Levy de la Escuela de Medicina de la Universidad de California también realizaron aislamiento de partículas retrovíricas en diferentes tipos de pacientes utilizando un método muy semejante al empleado por los dos grupos de investigadores anteriormente mencionados (Levy J et al. Science 1984;225:840-42).

Además otro estudio de la época realizado por Epstein et al (1984) en el que se examina biopsias de cerebro de pacientes fallecidos por
SIDA por microscopía electrónica; se logra evidenciar partículas con morfología compatible con retrovirus localizadas dentro de células multinucleadas y astrocitos (Epstein L et al. AIDS Research 1984;1:447-54).”

Sin embargo:

(1) El artículo de los CDC se limita a describir 5 casos de personas envenenadas por Óxido Nítrico. Desde el comienzo se propusieron explicaciones no virales para los fenómenos observados en los afectados por esa supuesta nueva enfermedad, explicaciones que –sin ir más lejos- eran perfectamente conocidas por quien se convirtió en el “número uno” del
SIDA, Anthony Fauci.

(2) Los supuestos descubridores-aisladores no hicieron otra cosa que detectar actividad de Retrotranscripción y atribuirla sin prueba alguna a un supuesto retrovirus; aislar partículas “semejantes-a-virus” sin prueba alguna de que se tratasen efectivamente de retrovirus. La versión oficial del sida reconoce literalmente que se logra evidenciar partículas con morfología compatible con retrovirus”. No dice “aislar” sino “evidenciar” (¿qué significa eso exactamente?) , así como tampoco menciona la palabra “retrovirus” sino “partículas con morfología compatible con”.

Todas las cuestiones relativas al aislamiento están analizadas minuciosamente y rebatidas de modo riguroso y preciso aquí: Papadopulos-Eleopulos, Eleni et al.
The isolation of HIV- Has it really been achieved? The case against. Continuum Vol.4 No.3 Sept./Oct. 1996 o en la  Wer de The Perth Group


Para una revisión reciente (2008), podéis mirar aquí :
 


http://www.theperthgroup.com/LATEST/PGRevisitHIVExistence.pdf

The Perth Group revisits the existence of HIV. This paper was presented on our behalf by Anthony Brink at The All Russia Parents’ Assembly – International Conference “Problems of HIV/AIDS and the family well-being of the nation” Ekaterinburg – May 29th - 30th , 2008.




 
 
Picture

SOBRE LOS TESTS Y TRATAMIENTOS

1) Tests:

A) Sin aislamiento viral no hay posibilidad de disponer de proteinas para test de anticuerpos (ELISA o WB) ni ARN para iniciadores de PCR u otras pruebas genéticas:
 
Current Medical Research and Opinion Vol. 14: 185-186, 1998HIV Antibody Tests and Viral Load - More Unanswered Questions and a Further Plea for ClarificationEleni Papadopulos-Eleopulos (1), Valendar F.Turner (2), John M. Papadimitriou (3), David Causer (1), Barry Page (1)

(1) Department of Medical Physics, (2) Department of Emergency Medicine, Royal Perth Hospital, Perth, Western Australia; (3) Department of Pathology, University of Western Australia
At present it is accepted that in 1983 Montagnier proved the existence of HIV. In their 1983 study Montagnier and his colleagues took the supernatant from cultures containing tissue derived from AIDS patients and banded it in sucrose density gradients. They claimed that the 1.16 gm/ml band represented purified virus.(1) Some of the proteins and RNAs were considered to represent the retroviral proteins and retroviral genome respectively. Subsequently the proteins were used as antigens for the antibody tests and the nucleic acids for hybridisation and PCR studies. Indeed, it is logical that if the 1.16 gm/ml band contained purified viral-like particles and the particles were infectious, one has no choice but to consider both the proteins and the RNA as being viral constituents.Since then many other researchers have conducted similar experiments. However, for some unknown reason, up to 1997, neither Montagnier’s group nor anybody else published electron micrographs of the 1.16gm/ml band showing that the band contained nothing else but particles with the morphological characteristics of retroviral particles, that is, purified particles. The reason for this, at least for the Montagnier group, became obvious in an interview Montagnier gave in July 1997 to the French journalist Djamel Tahi. When Montagnier was asked why such electron micrographs were not published, his answer was because, even after "Roman effort", they could see no particles with "morphology typical of retroviruses".(2)Since the band did not contain even retrovirus-like particles, not to mention retroviral particles nor indeed particles with unique retroviral morphology as the HIV is said to be, the questions then arise:1. How is it possible to claim proof for retroviral purification and thus for the existence of HIV?2. How is it possible to consider the proteins which banded at 1.16gm/ml to be the proteins of a unique retrovirus, HIV, and to use them as antigens in antibody tests to prove infection with a deadly retrovirus, HIV?3. How is it possible to consider the RNAs which banded at 1.16gm/ml represents the genome of a unique retrovirus and to use these as probes and primers for hybridisation and PCR tests to prove infection with this virus and in fact to measure the viral load?

B) El WB no es prueba de Infección por VIH:IS A POSITIVE WESTERN BLOT PROOF OF HIV INFECTION?Papadopulos-Eleopulos, E., Turner, V. F. & Papadimitriou, J. M. Bio/technology 11, 696-707 (1993).SUMMARY It is currently accepted that a positive Western blot (WB) HIV antibody test is synonymous with HIV infection and the attendant risk of developing and dying from AIDS. In this communication we present a critical evaluation of the presently available data on HIV isolation and antibody testing. The available evidence indicates that: (a) the antibody tests are not standardised; (b) the antibody tests are not reproducible; (c) the WB proteins (bands) which are considered to be coded by the HIV genome and to be specific to HIV may not be coded by the HIV genome and may in fact represent normal cellular proteins; (d) even if the proteins are specific to HIV, because no gold standard has been used and may not even exist to determine specificity, a positive WB may represent nothing more than cross‑reactivity with the many non‑HIV antibodies present in AIDS patients and those at risk, and thus be unrelated to the presence of HIV. We conclude that the use of the HIV antibody tests as a diagnostic and epidemiological tool for HIV infection needs to be reappraised.

B) El WB no es prueba de Infección por VIH:IS A POSITIVE WESTERN BLOT PROOF OF HIV INFECTION?Papadopulos-Eleopulos, E., Turner, V. F. & Papadimitriou, J. M. Bio/technology 11, 696-707 (1993).SUMMARY It is currently accepted that a positive Western blot (WB) HIV antibody test is synonymous with HIV infection and the attendant risk of developing and dying from AIDS. In this communication we present a critical evaluation of the
presently available data on HIV isolation and antibody testing. The available evidence indicates that: (a) the antibody tests are not standardised; (b) the antibody tests are not reproducible; (c) the WB proteins (bands) which are considered to be coded by the HIV genome and to be specific to HIV may not be coded by the HIV genome and may in fact represent normal cellular proteins; (d) even if the proteins are specific to HIV, because no gold standard has been used and may not even exist to determine specificity, a positive WB may represent nothing more than cross‑reactivity with the many non‑HIV antibodies present in AIDS patients and those at risk, and thus be unrelated to the presence of HIV. We conclude that the use of the HIV antibody tests as a diagnostic and epidemiological tool for HIV infection needs to be reappraised.

c)La probabilidad de casos de SIDA sin diagnóstico sexológico de VIH es algo muy inusual?

Las estadísticas de “seropositivos” y “casos de SIDA” no coinciden en absoluto:

Bauer, Henry H.: The Origin, Persistence and Failings of HIV/AIDS Theory. North Carolina, McFarland & Company, 2007.

D) No hay evidencia científica de que el VIH destruya los linfocitos T4 ni de que un descenso de Linfocitos T4 sea necesario o suficiente para el desarrollo del síndrome clínico:

Genetica 95: 5-24, 1995 A CRITICAL ANALYSIS OF THE HIV-T4-CELL-AIDS HYPOTHESIS Eleni Papadopulos-Eleopulos,1 Valendar F.Turner,2 John M. Papadimitriou,3 David Causer,1 Bruce Hedland-Thomas,1 & Barry Page1 1: Department of Medical Physics, 2: Department of Emergency Medicine, Royal Perth Hospital, Perth, Western Australia; 3: Department of Pathology, University of Western Australia. AbstractThe data generally accepted as proving the HIV theory of AIDS, HIV cytopathy, destruction of T4 lymphocytes, and the relationsip between T4 cells, HIV and the acquired immune deficiency clinical syndrome are critically evaluated. It is concluded these data do not prove that HIV preferentially destroys T4 cells or has any cytopathic effects, neither do they demonstrate that T4 cells are preferentially destroyed in AIDS patients, or that T4 cell destruction and HIV are either necessary or sufficient prerequisites for the development of the clinical syndrome.

2) Tratamientos:

No se critica que los antivirales tengan efectos adversos, sino que ÚNICAMENTE tienen efectos adversos, graves y tendencialmente mortales:

A) Los retrovirales no pueden impedir la replicación del “VIH”:A Critical Analysis of the Pharmacology of AZT and its Use in AIDSEleni Papadopulos-Eleopulos, et al.SummaryThe triphosphorylated form of the nucleoside analogue 3'-azido-3'-deoxythymidine (Zidovudine, AZT) is claimed to interrupt the HIV replication cycle by a selective inhibition of viral reverse transcriptase, thereby preventing the formation of new proviral DNA in permissive, uninfected cells. Given that initial HIV infection of an individual instigates abundant HIV replication from inception until death, and that the life of infected T-cells is only several days, the administration of AZT should lead both in vitro and in vivo (i) to decreased formation of proviral DNA; and thus (ii) to decreased frequencies of 'HIV isolation' (detection of p24 or reverse transcription or both) in stimulated cultures/cocultures of T-cells from seropositive individuals; (iii) to decreased synthesis of HIV p24 and RNA ('antigenaemia', 'plasma viraemia', 'viral load') ultimately resulting in low or absent levels of all three parameters; and (iv) to a perfect and direct correlation between all these parameters. A critical analysis of the presently available data shows that no such evidence exists, an outcome not unexpected given the pharmacological data on AZT. HIV experts all agree that only the triphosphorylated form of AZT (AZTTP) and not the unphosphorylated form administered to patients, nor its mono- or diphosphate, is the active agent. Furthermore, the mechanism of action is the ability of AZTTP to halt the formation of HIV-DNA (chain termination). However, although this claim was posited from the outset, AZT underwent clinical trials and was introduced as a specific anti-HIV drug many years before there were any data proving that the cells of patients are able to triphosphorylate the parent compound to a level considered sufficient for its putative pharmacological action. Notwithstanding, from the evidence published since 1991 it has become apparent that no such phosphorylation takes place and thus AZT cannot possess an anti-HIV effect. However, the scientific literature does elucidate: (i) a number of biochemical mechanisms which predicate the likelihood of widespread, serious toxicity from use of this drug; (ii) in vitro data proving that AZT has significant antibacterial and antiviral properties which confound interpretation of its effects when administered to patients. Based on all these data it is dificult if not impossible to explain why AZT was introduced and still remains the most widely recommended and used anti-HIV drug.

B) Los fabricantes dicen exactamente lo mismo:– Glaxo: «Retrovir no es una cura para el infección por VIH o el SIDA».– GlaxoSmithKline: «COMBIVIR no es una cura para la infección por VIH».– Boehringer Ingelheim: «VIRAMUNE no cura el VIH ni el SIDA».– Merck: «No se sabe si CRIXIVAN prolongará la vida».– Gilead Sciences: «VIREAD no cura la infección por VIH-1 ni el SIDA».

C) Los retrovirales tienen graves efectos adversos y son causa de muerte y malformaciones:Los efectos documentados del AZT (y otros supuestos inhibidores de la Retrotranscriptasa) son:– Dañan las mitocondrias celulares produciendo: miopatías musculares, problemas cardiovasculares, demencias, encefalopatías, fallos hepáticos y daños genéticos en fetos.Frenan la síntesis de ADN, lo que significa que pueden matar las células o mutarlas produciendo cáncer o malformaciones.Oxidan los grupos sulfidrilos produciendo entre otros: adelgazamiento extremo, atrofia muscular, anemia, cáncer, inmunodeficiencia y daños en hígado y riñón.Los argumentos que comparan el TARGA con los antiguos retrovirales sólo demuestran que los primeros tienen una acción más lenta que los segundos, pero son igualmente tóxicos y SÓLO tóxicos. Veamos: Impiden la actividad bioquímica en las células. Sus principales efectos documentados son:Bloquean la acción de las enzimas humanas: primero las proteasas-aspartato (pepsina y catepsina) responsables de la digestión y asimilación de alimentos; después todas las demás, alterando las reacciones bioquímicas y finalmente toda la actividad vital.Son compuestos indestructibles que no pueden ser eliminados del cuerpo. Se acumulan produciendo: anemias hemolíticas (destrucción de hematíes), diarrea, alteraciones en el equilibrio proteasas-antiproteasas naturales, cólicos renales, vértigo, inflamación de la vejiga, cirrosis hepáticas, neumonía, rigidez en tejidos del sistema circulatorio y linfático, depresión...En el año 97 —apenas dos años después de su anuncio triunfalista— aparecieron en publicaciones científicas y en la prensa los primeros avisos de la toxicidad de los «Inhibidores de proteasa»:Lancet, 29-3-97: «Hepatitis grave en tres pacientes de SIDA tratados con Indinavir»; «se descartó causas virales, alcohol u otros agentes hepatotóxicos».Lancet, 12-4-97: la British HIV Association admite que los beneficios clínicos de los cócteles no están demostrados, y que hay interacciones significativas entre los medicamentos, e interferencia con la desintoxicación del cuerpo.Lancet, 3-5-97: Indinavir puede producir cólico renal y/o «piedras renales radiolucentes».Lancet, 17-5-97: los pacientes que toman inhibidores de proteasa pueden desarrollar con más facilidad retinitis por citomegalovirus. – FDA (EE.UU.), 11-6-97: un informe avisa de que la ingesta de inhibidores de proteasa puede producir diabetes o empeorar a quienes ya la tienen.

Estudios clínicos han ido confirmando que los pacientes que no toman los antivirales gozan de mejor salud:– JAY LEVY, The Lancet, 1998: «Todos los sobrevivientes a largo término del VIH han evitado los antirretrovirales».– CANDOTTI y otros, Journal of Medical Medicine, 1999: «De 68 no-progresores a largo plazo (más de 10 años) ninguno estaba en terapia antirretroviral».– HOGERVORST y otros, Journal of Infectious Diseases, 1996: «Ninguno de los enfermos asintomáticos a largo plazo recibió ningún medicamento antiviral durante el estudio».– MONTEFIORI y otros, Journal of Infectious Diseases, 1997: «Con excepción de dos entre 19 pacientes no-progresores, ninguno había recibido terapia antirretroviral».– REISLER, Donal B. y otros, JAIDS, 2003: revisión del historial de 2.947 pacientes tratados con Terapia Antirretroviral entre 1996 y 2001 con el objetivo de calcular la incidencia de episodios graves o de riesgo vital (grado 4) que no fueran definitorios de SIDA; resultados: 332 pacientes sufrieron «episodio de SIDA»; 675 lo sufrieron de «grado 4», es decir, a causa del tratamiento.Finalmente, un amplio conjunto de estudios recientes, que por primera vez analiza resultados a largo plazo con un gran número de pacientes en diferentes países, constituye por ahora el reconocimiento más dramático del estrepitoso fracaso de los antivirales. Apareció en la revista The Lancet firmado por unos 300 oficialistas, y en él se evalúan los resultados tras diez años de aplicación en 22.217 adultos seropositivos que comenzaron a tomar cócteles entre 1995 y 2003 controlados en 12 estudios de Europa. Canadá, EEUU y otros países. Resultados: «no hubo mejoras significativas en la respuesta inmunológica [...] ninguna reducción en ninguna de las causas de muerte [...] discrepancia entre mejoría en la respuesta virológica y porcentajes peores de la progresión clínica [...] nuestros resultados deberían ser generalizables a otros escenarios». FUENTE: The Antiretroviral Therapy Cohort Collaboration. «HIV treatment response and prognosis in Europe and North America in the first decade of highly active antiretroviral therapy: a collaborative analysis», Lancet, 368, 2006, pp. 451-58Con todo esto podemos demostar que la información falsa e incendiaria del sida está mal-interpretada.

Referencias adicionales:HÄSSIG, A.; KREMER, H.; LIANG, W.-X. y K.STAMPFI: «HIV – Can you be more specific? Open Questions concerning the Specificity of anti-HIV Antibodies: do they belong to the group of autoantibodies against cellular structures?». Continuum, 2, vol. 4, 1996.JOHNSON, Christine: «Whose antibodies are they anyway?». Continuum, 3, vol 4, 1996.KREMER, Heinrich: «Did Dr. Gallo and his collegues manipulate the «AIDS-Test» to order?».Continuum, 1998.LANKA, Stefan: «Fehldiagnose AIDS». Wechselwirkungen, 12, 1994, pp. 48-53.